Meade pide seguridad para unos cuantos, ¿y el resto de los mexicanos?

Cuando los índices de violencia se han disparado a la alza en México,  el precandidato de la coalición Todos por México (PRI-PVEM-NA), José Antonio Meade solo ve que hay “violencia selectiva” en México, para lo cual pide seguridad exclusiva para unos cuantos.

La violencia que se vive actualmente está siendo selectiva, en perjuicio de ciertos grupos, consideró y agregó que son los defensores de derechos humanos, periodistas y políticos las principales víctimas, afirmó.

“Hoy vemos una violencia selectiva en perjuicio de defensores de derechos humanos, vemos violencia selectiva en perjuicio de comunicadores y vemos violencia selectiva en perjuicio de políticos”, comentó.

Meade Kuribreña trató de justificar para señalar que ir en contra de la violencia no implica solamente el deslinde de responsabilidades, sino el cuidado y la protección de quienes “selectivamente” están siendo víctimas.

El elemento central que le da capacidad a la delincuencia y al funcionario corrupto, afirmó, es el dinero ilícito que no se les quita.

             

Durante el mitin que encabezó en compañía del precandidato del PRI a la gubernatura de Guanajuato, Gerardo Sánchez García, Meade arremetió contra la administración panista de la entidad.

Afirmó que el estado de Guanajuato no sale en las noticias por generar empleos, por su industria ni por las tradicionales fresas que se cultivan en Irapuato, sino “por una inseguridad que nos agobia; la mayoría de los guanajuatenses están intranquilos.

Queremos un Guanajuato del que nos sintamos orgullosos y que estemos tranquilos; queremos un Guanajuato donde le vaya bien al campo, a la industrial, al turismo; queremos un Guanajuato del que se hablen cosas buenas, dijo.

 

José Antonio Meade sostuvo que trabaja en un plan para combatir el robo de combustible a ductos de Petróleos Mexicanos: “El año pasado tuvimos reuniones semanales (en su calidad de secretario de Hacienda) para trabajar en dos vertientes; una tiene que ver con el control de la oferta y otra, muy importante, con el control de la demanda, y durante ese año por primera vez el precio ilegal de huachicoleo (hurto de combustible) subía”, señaló.