En México hay cinco de las diez ciudades más peligrosas del mundo

Los Cabos, la número uno del orbe. De acuerdo con el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal, AC., cinco de las 10 ciudades más violentas del mundo están en México.

Son 50 ciudades las que conforman en deshonroso ranking, y con una tasa de 111.33 homicidios por cada 100 mil habitantes, en 2017 Los Cabos fue la ciudad más violenta del mundo e ingresó por primera vez a esa clasificación. Con una tasa de 106.63 homicidios por cada 100 mil habitantes, Acapulco se colocó en el tercer sitio, por detrás de Caracas, que ocupó el segundo lugar con una tasa de 111.19 homicidios.

l presidente del Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal, José Antonio Ortega aseguró que “La violencia ha repuntado en México. En 2015, cinco ciudades mexicanas se incluyeron en el ranking; en 2017 fueron 12, la misma cifra que en 2011”.

             

De las 50 ciudades del ranking, 17 se ubican en Brasil, 12 en México, 5 en Venezuela, 4 en Estados Unidos, 3 en Colombia, 3 en Sudáfrica y 2 en Honduras; El Salvador, Guatemala, Puerto Rico y Jamaica, con una ciudad, respectivamente.

La Paz, Tijuana y Victoria también se encuentran en los primeros 10 lugares de la lista de las ciudades más violentas del mundo.

Después de Los Cabos, le sigue Caracas, Venezuela, con una tasa de 111.19 por cada 100 mil habitantes; Acapulco ocupa el tercer lugar con una tasa de 106.63; Natal, Brasil, 102.56; Tijuana, 100.77; La Paz, 84.79; Fortaleza, Brasil, 83.48; Ciudad Victoria, Tamaulipas, 83.32; Guayana, Venezuela, 80.28 y Belém, en Brasil ocupa el lugar 10 con 71.38.

Ante la pregunta de por qué ocurre esto la organización refiere que se debe a que se ha hecho lo contrario que en Honduras, donde el índice de homicidios bajó en más del 50%.

En México “no hay una acción para la erradicación sistemática de las milicias privadas de los grupos criminales y se ha permitido que la impunidad llegue a los peores niveles jamás registrados”.

En Honduras se registró una “pronunciada y rápida disminución de los homicidios”, según la medición.

En 2016, señala, en San Pedro Sula se registró una tasa de 112.09 homicidios por cada 100 mil habitantes, pero en 2017 fue de 51.18: una baja del 54.34% en un año.

Así, la urbe pasó de la tercera posición en el ranking en 2016 a la 26 en el de 2017 (y ocupó el primer lugar mundial en los años 2011 a 2014).

Estas reducciones “son el resultado de un encomiable esfuerzo del gobierno de Honduras por erradicar en forma sistemática a células de grupos criminales, reducir la impunidad y actuar contra los delitos, distintos a los homicidios, que cometen las pandillas, así como poner orden en las prisiones”.