Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Mexiquenses se manifiestan piden justicia, aunque no les den salario rosa

Los feminicidios es uno de los delitos de alto impacto que tienen en azotada a la entidad mexiquense y es Ecatepec uno de sus municipios donde la violencia es el común de cada día.

Al menos 400 personas se congregaron n la explanada del Palacio de Ecatepec para exigir al Gobierno del estado, que encabeza el priista Alfredo del Mazo, justicia para cada una de las víctimas de feminicidio, que según la organización Mujeres Unidas en el Estado de Mexico suman 400 de enero de 2017 a la fecha.

Los manifestantes partieron de la Casa de Morelos y caminaron por la avenida Insurgentes, para después colocar una ofrenda floral en las instalaciones de la Fiscalía de Atención a las Mujeres, donde hicieron una clausura simbólica para demandar la reapertura de los expedientes archivados.

Su demanda principal fue exigir justicia, aunque no les den dinero en lo que el primo del presidente Enrique Peña Nieto, Alfredo del Mazo, llama salario rosa.

El “salario rosa”, fue la promoción que realizó Alfredo del Mazo para que las mujeres le dieran el voto a cambio de dinero y así llegó a ser el gobernador del Estado de México.

De acuerdo con la metodología del órgano de la Secretaría de Gobernación (Segob), el Estado de México encabeza las cifras de mujeres víctimas de homicidio doloso con 301 casos.

Los manifestantes también exigieron políticas que se atienda verdaderamente el problema de violencia de género en Estado de México y que se den a conocer las cifras reales de los crímenes contra las mujeres.

La ONG refirió que el 80 por ciento de las mujeres ha sido víctima de algún tipo de violencia en territorio mexiquense.

“En el Estado de México es peligroso ser mujer, es muy peligroso pertenecer a esta mitad de la población. No podemos seguir viviendo así […] A los gobernantes [les decimos] ‘no queremos que nos regalen dinero, no necesitamos sus migajas, no queremos limosnas; queremos trabajar, estudiar, caminar por nuestras calles… y queremos hacerlo sin miedo’”, señaló en un pronunciamiento.