Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Miguel Ángel Yunes Linares ganó el premio al Gobernador más tonto de México

Nada, nada le sale bien a Miguel Ángel Yunes Linares, el actual gobernador de Veracruz.

Nada y en ningún partido. Cuando militó en el PRI, no le concedieron la candidatura que persiguió durante décadas enteras. A los 63 le llegó de rebote, pero no estará ahí más de 24 meses.

Quiso poner a su hijo, Miguel Ángel Yunes Márquez como gobernador y nada que pierde el candidato de la alianza Por Veracruz al Frente, ante la fuerza arrasadora de la ola llamada Morena, que puso como candidato, Cuitláhuac García.

Esta tarde de martes, el Jr. Yunes salió a reconocer su derrota y le levantó el brazo a Cuitláhuac, virtual nuevo gobernador de Veracruz gracias a la inercia del Movimiento de Regeneración Nacional, cuyas siglas encajan a la perfección para que el pueblo (literalmente) la relacione con la morenita milagrosa que se apareció en el Tepeyac. Genios, estos sí.

Ahora mismo, el gobernador Yunes Linares es el hazmerreír en los medios de su estado. Y más ante la aparición de una fotografía de la agencia Fotover que captó el reportero gráfico Miguel Carmona y que deja al desnudo toda la impotencia de quien durante 30 años quiso ser gobernador y solamente lo será por 24 meses.

   

En la foto, el panista-perredista observa tendencias electorales en su teléfono inteligente (ironías: smarth phone en manos del Gobernador más tonto). Se nota todo su pesar reflejado en el rostro. En otra toma, aparece de espaldas a la cámara toma el llamado teléfono rojo, con una mano sostiene el auricular con firmeza. Faltan escasos 45 minutos para que el Organismo Público Local Electoral (OPLE) confirme que su hijo va abajo en las encuestas y que Cuitláhuac, el candidato de Morena, sí el partido de su archirrival, López Obrador, es el eventual ganador de los comicios.

¡Puras fallas..!

Y este, el tercer tropiezo de su poco brillante carrera política, es sin duda el más doloroso. En 1997, Miguel Ángel Yunes dejó la Secretaría de Gobierno para asumir la presidencia del Comité Directivo Estatal del PRI. En ese espacio de dirección partidista, el actual gobernador recibió un fuerte revés al ganar sólo 103 municipios, menos de la mitad.

En esa contienda, Yunes Linares se había jugado su aspiración para lograr la candidatura priista al gobierno del estado; un resultado favorable le hubiera colocado en la antesala de la sucesión, pero eso no ocurrió, dado que el tricolor entiende de jerarquías y, ni hablar, ahí estaba Miguel Alemán Velasco.

Trece años después, en 2010, Yunes se vio frente a una nueva oportunidad para alcanzar la gubernatura, pero en una elección donde se enfrentó a todo el aparato y la fuerza del estado volvió a perder. Javier Duarte, impulsado por el entonces gobernador Fidel Herrera, logró la victoria en un cuestionado e inequitativo proceso, pero en 2016, por fin Miguel Ángel Yunes logró concretar su proyecto de gobernar la entidad.

Y este su tercer fracaso. Desde la gubernatura y ahora como panista, pretendió darle continuidad a su proyecto personal a través del PRD y su sangre, Miguel Ángel Yunes Márquez.

Y nada, volvió a perder. Gracias al punch de Morena, Yunes Linares se mantendrá en el poder apenas 24 meses. Ojalá los haya disfrutado.