Miles de mexicanos han desempacado sus maletas poco antes de su viaje a EU

Cancelaron reservaciones de su lista de preferencias de viaje

A juzgar por los últimos sondeos de opinión, este comportamiento no tiene nada de extraño: más de ocho de cada diez mexicanos tienen una mala opinión del nuevo presidente de la primera potencia mundial.

Y este patrón deja huella en sus decisiones de viaje y pone en problemas a una industria, la del turismo en EU, para la que su vecino del sur representa un activo importante: en la primera mitad de 2016, los mexicanos fueron la segunda nacionalidad –solo por detrás de Canadá– en número de llegadas. Los exabruptos de Trump hacen mella.

Volaris, una de las principales aerolíneas entre México y EU, en el caso concreto de la oferta de asientos a EU, la aerolínea mexicana ha recortado en entre un 23% y un 17% sus previsiones de crecimiento. Y todo pese a que el turismo en la dirección opuesta –estadounidenses que llegan a México– no deja de crecer.

Édgar Solís, presidente de la patronal de las agencias de viajes de la Ciudad de México, y Alberto Bojórquez, responsable de Viajes Bojórquez, hablan de una caída de entre el 10% y el 15% en los desplazamientos de mexicanos a su vecino del norte en los cinco últimos meses, el periodo inmediatamente posterior a la victoria de Trump.

En la misma línea, Francisco Madrid, director de la Facultad de Turismo y Gastronomía de la Universidad Anáhuac y uno de los mayores expertos mexicanos del sector, califica de “muy importante” el descenso en el número de viajeros con destino EU. “Sin embargo, aún no ha llegado la temporada alta: Semana Santa y verano”, subraya. “Ahí se verá si, finalmente, la tendencia se consolida”.

Diego Fagre, director de Juliá Tours en México y de Expomayoristas, la asociación de operadores turísticos, también percibe de sus clientes una “sensibilidad negativa” respecto a EU. “No puedo dar números propios: sería pura especulación. Pero sí puedo confirmar que se han producido cancelaciones.

Como siempre que se produce un cambio de preferencias en un mercado, otros destinos se han visto claramente favorecidos: Canadá y el propio México.