Mondragón y Kalb apesta en el equipo de trabajo de AMLO

Es un represor, dicen. Aunque para muchos es una persona honorable, sus ideas ya no concuerdan con la sociedad de hoy, por ello Manuel Mondragón y Kalb, quien ha servido a varios gobierno y su oposición al uso de marihuana con fines recreativos, no es bien visto entre los simpatizantes del próximo presidente de México Andrés Manuel López Obrador.

Aunque no se sabe todavía, el cargo que desempeñará organizaciones civiles y jóvenes, simpatizantes de Morena y de López Obrador han criticado la incorporación de este personaje

Fernando Ríos, secretario ejecutivo de la red nacional Todos los Derechos para Todas y Todos –que reúne a 74 colectivos de más de 20 estados– consideró que las propuestas de López Obrador y su equipo podrían abrir caminos de reconciliación al buscar esquemas diferentes a la militarización de la seguridad pública y escuchar lo que tienen que decir las víctimas.

Pereo, dichas iniciativas se contraponen con la invitación a Mondragón –ex titular de la Comisión Nacional de Seguridad y ex jefe de la policía capitalina– a que colabore con el nuevo gobierno, pues él forma parte de una política represiva que le apuesta al conflicto y significa más de lo mismo en seguridad.

Francisco Lobato, integrante de la Unión Revolucionaria de Trabajadores del Arte, y Jesús Sierra Medel, de la Promotora del Campamento en la Uach, también expresaron su desacuerdo con algunos nombramientos que ha hecho López Obrador para el próximo gabinete, entre ellos Manuel Mondragón y Kalb, actual comisionado Contra las Adicciones, quien fue invitado por el próximo mandatario federal para participar en el área de seguridad. Él reprimió a la juventud en 2012, cuando no queríamos que Enrique Peña Nieto se impusiera. Trató con violencia al movimiento Yo soy 132 y en 2013 estuvo a cargo del desalojo violento del plantón magisterial en Ciudad de México.