Moreno Valle “hereda” Puebla a su esposa, para afianzar proyecto presidencial en 2024

Políticos y académicos de Puebla advierten la intención del exgobernador Rafael Moreno Valle de pretender perpetuarse en el trono con la elección de su esposa, Martha Erika Alonso, como gobernadora.

“Acaricia la reelección con el fin de construir un cacicazgo que impulse su proyecto rumbo a la Presidencia de la República en 2024”, alertan.

Ante este secreto a voces, en sus discursos de campaña, Erika Alonso ha evitado decir el nombre de Rafael Moreno Valle. Y es que no han sido pocos ni sencillos los problemas que se achacan al sexenio de su marido. Desde huachicoleros hasta feminicidios, el crimen organizado y el abandono del campo.

La candidata incluso ha ofrecido reglamentar el servicio de mototaxis, que su esposo persiguió por ser ilegales; también ha criticado la falta de agencias del Ministerio Público en Puebla, las cuales fueron desmanteladas durante el mandato de Moreno Valle, y hasta ofreció regresar a las Juntas Auxiliares las facultades que el exgobernador les quitó.

   

Moreno Valle ha evitado, de igual forma, presentarse en los actos proselitistas de su esposa, aunque todos saben que es el operador de su campaña.

Al respecto, el candidato de la coalición Juntos Haremos Historia, Luis Miguel Barbosa,  asegura que Moreno Valle ha citado a presidentes municipales en su propia casa para amenazarlos de que tendrán problemas con la aprobación de sus cuentas públicas si no apoyan la candidatura de su esposa.

Otro aspecto denunciado por la oposición en Puebla es que Moreno Valle tiene infiltrados a excolaboradores entre las autoridades electorales, como Jacinto Herrera Serrallonga, consejero presidente del Consejo General del Instituto Electoral del Estado de Puebla, y Fernando Chevalier Ruanova, magistrado presidente del Tribunal Electoral de Puebla.

Aunque el exgobernador panista, ahora candidato plurinominal al Senado, concluyó su sexenio en febrero de 2017, sectores locales dan por hecho que ha mantenido el control político durante el corto mandato (de casi dos años) de Antonio Gali Fayad.

“En los hechos, Moreno Valle sigue gobernando Puebla porque sabemos que Antonio Gali es sólo un encargado de despacho. Lleva casi ocho años mandando y se va a aventar 14 años en el poder si gana Martha Erika Alonso”, advierte Manuel Carmona, vocero del recién creado Movimiento Antirreeleccionista Poblano (MAP).