Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Para mover a México se depende de Estados Unidos en abasto de gasolina

¿Qué pasaría si el presidente Donald Trump pone obstáculos para la exportación de gasolina a México? Por seguridad nacional México no debería depender de otras naciones para seguir en movimiento, mucho menos de una sola de Estados Unidos.

Sin embargo, eso ocurre, pues de la mayoría de la gasolina que se utiliza en México proviene de Estados Unidos, es el 60% de ese combustible que se vende como petróleo a aquella nación y nos la regresan como gasolina y el 44 por ciento del diesel, que se utiliza también para generar electricidad es proveniente de aquella nación.

De acuerdo con la Auditoría Superior de la Federación (ASF) detalló que los costos de producción de las gasolinas Magna y Premium, así como del diésel, fueron menores en 61.1, 56.2 y 61.5 por ciento, respectivamente, a los costos de importación, debido al incremento en el precio promedio del dólar (que ascendió a 18.66 pesos) y al bajo costo promedio del barril de crudo (que fue de 35.63 dólares).

La falta de una industria de refinación en México, labor que debería ser de Pemex han impedido que el precio del combustible disminuya, pues, según la ASF, Pemex Transformación Industrial no logró capitalizar la oportunidad que ofreció el contexto internacional, pues las importaciones en vez de bajar subieron.

El reporte del órgano fiscalizador detalla que de 2013 a 2016, periodo en el que se puso en marcha la reforma energética, las importaciones de gasolinas y diesel aumentaron en 46 y 74.4 por ciento, mientras que la producción disminuyó en 27 y 31 por ciento, respectivamente.

Lo anterior obedeció a la falta de modernización y ampliación de la infraestructura productiva, el bajo procesamiento y rendimiento por barril de crudo, así como altos índices de paros no programados en el sistema de refinación nacional, según el organismo.

El estudio revela que la baja eficiencia operativa de las seis refinerías con las que cuenta el país impidió que la empresa cumpliera sus metas de producción nacional e influyó para que registrara una pérdida neta total por todas sus operaciones de 62 mil 486 millones de pesos tan sólo el año pasado. No fue posible determinar la utilidad o pérdida específica derivada de la cadena de valor de las gasolinas y diesel, debido a que Pemex Transformación Industrial careció de la información sobre las erogaciones para el transporte y almacenamiento de estos productos, que constituyen sus dos principales líneas de negocios.