Murat patrocina y protege a maestros de la CNTE; piden intervención de la CNDH

Ante el acuerdo del gobernador de Oaxaca, el priista Alejandro Murat con integrantes del la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), padres de familia pidieron la intervención de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH).

También piden la intervención inmediata de la Secretaría de Educación Pública (SEP) para que actúe de inmediato y aplique la ley despidiendo a los maestros faltistas, pues hasta el momento no se ha aplicado ningún castigo por parte del gobierno de Oaxaca contra el magisterio que se niega a abrir las escuelas.

Alfonso Soriano Lozano, integrante del Consejo Estatal de Participación Social en la Educación (CEPSE), sostuvo que en Oaxaca no hay ni un solo despedido. No hay los mecanismos suficientes ni la voluntad política que se necesita para que esos maestros se retiren.

Denunciaron que ya la situación es tan crítica en el estado, que en la región de la Costa se han reportado casos de padres de familia que llegan armados con escopetas y machetes a las escuelas de sus hijos, para pedirles a los profesores que den clases.

En conferencia de prensa, integrantes del Consejo Estatal de Participación Social en la Educación (CEPSE) de Oaxaca expresaron que la CNTE ha violado constantemente los derechos humanos de sus hijos desde la instalación del paro indefinido que realiza la a fin de que las niñas y niños no sean privados de sus clases.

Por su parte, Luisa García Cruz, presidenta de la organización, pidió a los candidatos a la Presidencia que no negocien el derecho de los niños y que recobren la investidura de autoridad frente a la Coordinadora que desde el pasado 4 de junio mantiene un paro indefinido de labores en Guerrero, Michoacán, Oaxaca y Chiapas.

El llamado paro nacional de la CNTE, que afecta principalmente a cuatro estados del país, pero más a Oaxaca esa entidad ha afectado a 53 mil 969 niños que permanecen sin clases en esa entidad.