Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

New York Times destaca control de Peña sobre la prensa; dinero, el lazo

El diario estadounidense The New York Times, cuyo socio mayoritario hasta hace unos días era el mexicano Carlos Slim, pues supuestamente vendió parte de sus acciones, asegura que el gobierno de Enrique Peña Nieto, tiene control de la prensa, gracias a la publicidad que otorga.

De acuerdo con la publicación estadounidense, la prensa mexicana más influente limita la investigación en ciertos medios y lleva a la autocensura, esto gracias a que ha gastado cifras históricas en publicidad oficial.<

“Dirigir un periódico, una estación de radio o un medio de televisión en México generalmente significa confiar en un cliente único y poderoso que gasta sumas exorbitantes en publicidad con una simple advertencia: ‘No te pago para criticarme’. Ese cliente es el Gobierno de México”, inicia su texto Azam Ahmed, corresponsal de The New York Times en el país.
“A pesar de su promesa de regular la publicidad del Gobierno, Peña Nieto ha gastado más dinero que ningún otro presidente en la historia de México, casi dos mil millones en los últimos cinco años, según datos recopilados por Fundar, un grupo de transparencia. Descubrió que su administración gastó más del doble del generoso presupuesto de medios que lo que le asignaron los legisladores mexicanos, sólo para 2016. Y ese es solo el dinero federal”, se lee en el artículo.

El reportaje agrega: “Los gobernadores reparten cientos de millones de dólares del dinero estatal en publicidad cada año, dinero que distribuyen a los medios de comunicación favoritos, calcula Fundar. Según los ejecutivos y editores involucrados en las negociaciones, algunos secretarios de prensa del Gobierno exigen abiertamente una cobertura positiva de las organizaciones de noticias antes de firmar un contrato publicitario”.

De acuerdo con la publicación, “el resultado es un panorama mediático en todo México en el que los funcionarios federales y estatales dictaminan rutinariamente las noticias, informando a los medios lo que deberían y no deberían decir, de acuerdo con docenas de entrevistas con ejecutivos, editores y periodistas. Las historias contundentes a menudo se suavizan, se aplastan o se posponen indefinidamente, si es que se publican. Dos tercios de los periodistas mexicanos admiten que se censuran a sí mismos”.

“Pero la influencia del Gobierno sobre los medios va más allá de la publicidad, y los funcionarios a veces recurren al soborno directo. En Chihuahua, el exgobernador gastó más de 50 millones de dólares en publicidad, dicen los funcionarios, en un estado cargado de enormes deudas públicas. Sin embargo, esa era solo la figura oficial”, agrega el texto.

“Los fiscales [de Chihuahua] han recogido recibos firmados por sobornos a periodistas locales, pagos tan comunes que incluso algunos reporteros fueron incluidos como contratistas del Gobierno, según documentos. Con tanta cantidad de dinero del Gobierno dando vueltas, surgieron sitios web de noticias completos con un único propósito, argumentan los fiscales: apoyar la agenda del ex gobernador (César Duarte)”.