Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

No para la violencia en la UNAM; destrozos y un hombre herido, el saldo

Seguridad UNAM solo observó. Un hombre de aproximadamente 35 años de edad, de quien se desconoce su nombre y por qué estaba en el lugar, resultó lesionado del ojo derecho tras la explosión de un petardo lanzado por jóvenes encapuchados en las cercanías del edificio de rectoría de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Alumnos de la Escuela Nacional Preparatoria Número 2 de la UNAM marcharon desde el Parque de la Bombilla hacia la explanada de Rectoría para exigir la renuncia de la directora, Isabel Jiménez Téllez, y su mesa directiva, pero al ser rechazado su diálogo de pliego petitorio, se plantaron en las puertas de la Rectoría y lanzaron petardos.

Una esquirla alcanzó a herir a una persona en el ojo; tras el incidente, los alumnos se retiraron. Fueron alrededor de 20 personas encapuchadas.

Una vez más los disturbios ocurrieron sin que interviniera personal de seguridad de la Universidad Nacional Autónoma de México, quienes nuevamente fueron simples testigos de los actos vandálicos al interior de la UNAM.

Dichos activistas de la Comunidad Estudiantil Organizada señalan a profesores y directivos de hostigar al movimiento estudiantil y que existen denuncias por acoso sexual hacia las alumnas.

Personal de protección civil y una ambulancia llegó para auxiliar al joven lesionado, quien fue identificado como un alumno de la Prepa 2, pero por la edad no correspondería a estudiante regular.

Dicho plantel que continúa sin actividades académicas desde el 26 de noviembre.

Desde el 11 de septiembre se presentó un pliego petitorio de 13 puntos en el que los estudiantes pedían mayor seguridad y mejoras a la infraestructura del plantel, ya que “las condiciones no son óptimas para garantizar los aspectos fundamentales de la formación educativa”, entre otras cosas.

Según uno de los estudiantes, la dirección primero se comprometió a cumplir y después dijo que era imposible hacerlo.

“Isabel Téllez se comprometió a cumplir la mayor parte del pliego antes del 1 de octubre, condición que no ocurrió, sino que a medida que aumentó la presión se cumplieron algunas cosas. A pesar de no cumplir los tiempos a los que ella se comprometió, se continuaron las mesas de negociación públicas”, señalan los alumnos.