No toman en serio a la Asamblea Constituyente, van seis juanitos

Habrá de definir la vida legal en la Ciudad de México, la más poblada e importante de México, por concentrarse ahí los poderes. Sin embargo, la Asamblea Constituyente, encargada de elaborar la Constitución de la CDMX ha registró seis solicitudes de licencia de sus miembros, únicos acuerdos a los que se han llegado.

El caso definitivo más reciente fue el del priista Raúl Cervantes, nombrado constituyente por el Senado de la República; sin embargo, con los recientes cambios en el gabinete del presidente Enrique Peña Nieto, fue nombrado titular de la Procuraduría General de la República.

Una de las licencias más escandalosas fue la del morenista Bruno Bichir

Otra de las licencias permanentes fue la que solicitó Joel Ayala, también del Partido Revolucionario Institucional, quien argumentó que su petición se debía a que las actividades en la Constituyente eran incompatibles con su trabajo en la Cámara Alta.

Ante la renuncia de Ayala, en la sesión de ayer se tomó protesta como diputada constituyente la senadora María Lucero Saldaña Pérez.

Los otros dos casos se refieren a constituyentes de Morena que se comprometieron a regresar a sus actividades; uno de ellos ya se integró a las sesiones.

Tras las presiones Bruno Bichir, de Morena, quien había pedido licencia ya regreso al puesto. No así Javier Jiménez Espriú, quien tiene a su suplente, Gustavo Alejandro Guillén Samperio.

La otra licencia permanente es la de Carlos Payán, del Movimiento Regeneración Nacional, quien la solicitó antes de que se instalara formalmente la Asamblea Constituyente, por motivos de salud.

De las otras tres licencias solicitadas, una corresponde a Carlos Humberto Aceves y del Olmo, del PRI. El actual secretario general de la Confederación de Trabajadores de México solicitó su separación del carago de manera indefinida, pero no precisó sobre si regresará o no a su cargo.

Close
Por favor ayuda a este sitio
Haz click en cualquier botón para seguir creciendo