Nueva pifia de PGR; confundió a profesor con autor material en caso Ayotzinapa: CNDH

Buscando a El Güereque o La Rana, señalado por otros procesados como una de las personas que intervienen en desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, Guerrero, la PGR detuvo, presentó y sometió a proceso y a un inocente, que nada tiene que ver con el asunto.

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) acreditó esta una nueva pifia por parte de las autoridades federales que llevan las investigaciones sobre la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, suscitada en Iguala, Guerrero, los días 26 y 27 de septiembre de 2014.

La Procuraduría General de la República (PGR) vinculó a proceso por el caso Iguala a Erick Uriel Sandoval Rodríguez, detenido en marzo de este año por la Policía Federal. Sin embargo, la CNDH informó este lunes que la identidad del inculpado, quien es profesor de educación física, “no corresponde con la de El Güereque o La Rana, a quien los autores materiales señalaron como su cómplice”.

   

El 12 de marzo pasado, en conferencia de prensa conjunta, la PGR y la PF, informaron de la detención de una persona que fue identificada, en los medios de comunicación, como Erick Uriel Sandoval Rodríguez, atribuyéndole el sobrenombre de La Rana, presunto partícipe de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

El detenido presentó queja ante la CNDH alegando que su detención se debió a una confusión y a un grave error. Planteó no ser la persona a la que los acusados de la desaparición de los normalistas se refirieron en sus declaraciones.

El organismo nacional detectó que en sus respectivas declaraciones, los acusados sólo refieren el apodo de su cómplice: La Rana o El Güereque y que no mencionan nombre alguno.

Por lo que realizó una revisión exhaustiva del expediente de averiguación previa, a los dos respectivos pliegos de consignación, a las órdenes de aprehensión y al auto de formal prisión dictados en contra del detenido y constató que en ninguno de esos documentos existe evidencia alguna que demuestre que La Rana o El Güereque es Erick Uriel Sandoval Rodríguez.

“Este nombre aparece por primera vez en el expediente, de la nada, en el primer pliego de consignación”.

Agregó que en ninguna actuación consta cómo se determinó el nombre de la persona a la que los perpetradores identificaron como La Rana o El Güereque.

“Las características personales y señas particulares referidas por los acusados para identificar a El Güereque (edad, lunar en la cara, cicatriz en muñeca de mano izquierda, cicatriz o marca consecuente al uso de piercing en el trago de ambas orejas, tatuajes de figuras de una flama en ambos antebrazos y de una rana en el lado superior izquierdo de la espalda, entre otras), no corresponden con las de Sandoval Rodríguez”.

“Tanto el juez de la causa como visitadores adjuntos de la CNDH, en sus respectivas diligencias, dieron fe e hicieron constar la inexistencia de los tatuajes en cuestión en el cuerpo de Sandoval Rodríguez”, puntualizó.

Para constatar que en realidad el inculpado no sea La Rana, el juez de la causa presentó sus dudas y la CNDH le practicó examen médico pericial, con el que determinó que “no existe indicio alguno que indique que la persona haya modificado o eliminado algún tatuaje en su cuerpo”.

Durante sus investigaciones, a la CNDH se le hizo llegar información precisa sobre el nombre y la ubicación actual de la persona con la que fue confundido Erick Uriel Sandoval. Por mandato legal y para asegurar el éxito de las investigaciones oficiales sólo se revela el primer nombre: “Édgar”, real presunto partícipe de los hechos.