Obama se despide llamando a la unidad en EU

Durante 50 minutos, el presidente Barack Obama, se despidió de la presidencia con un emocionado llamado a sus compatriotas a la unidad por encima de las diferencias y destacó el legado de sus ocho años de gobierno.

En Chicago, el presidente 44 de la Unión Americana pasó revista a la situación actual del país y alertó a los estadunidenses que la superación de diferencias se tornó un imperativo.

“La democracia requiere un sentimiento básico de solidaridad, la idea de que más allá de nuestras diferencias estamos en esto juntos. Crecemos o nos hundimos juntos”, dijo.

Obama dijo a sus seguidores que el futuro del país requiere el rescate de los valores fundamentales que marcaron la fundación de la nación, para poder superar las diferencias.

Recorrió los momentos más importantes de su mandato, como el operativo que llevaron a cabo para terminar con la amenaza de Osama Ben Laden, y también hizo un llamado a futuro para defender los valores del país.

No se olvidó de nadie, ni de sus hijas Malia y Sasha, a las que agradeció por su amor y por su bondad; ni de su compañero de ruta, el vicepresidente Joe Biden; ni mucho menos de su esposa Michelle, quien según sus propias palabras hizo suyo un cargo que nunca había pedido y consiguió que la Casa Blanca se transformase en el hogar de todos los estadounidenses.

Y aunque no hizo hincapié en su futuro sucesor, el magnate de la construcción Donald Trump, fueron quizá demasiadas las veces en que Obama lo tuvo en la cabeza en su presentación, pero una en particular la que se llevó la mayor ovación de la noche.

“Rechazo la discriminación contra los musulmanes estadounidenses”, dijo el presidente al hablar sobre los ataques terroristas que sufrió el país en los últimos meses, como la masacre de Florida o la de San Bernardino. Y en ese momento, consiguió un aluvión de aplausos y de gritos de las miles de personas que se habían acercado allí para verlo por última vez y que en ese momento se pusieron de pie.

“Si alguien puede establecer un plan que es demostrablemente mejor que las mejoras que hemos hecho en nuestro sistema de salud, que cubra una cantidad igual de personas a un costo menor, voy a apoyarlo públicamente,” sostuvo Obama en un desafío para su sucesor.

“Después de mi elección, se hablaba de unos Estados Unidos post-raciales”, dijo. “Esta visión, aunque bien intencionada, nunca fue realista. La raza sigue siendo una fuerza potente y con frecuencia de división en nuestra sociedad”.

Sin embargo, el presidente demócrata dijo que mantiene la esperanza sobre el trabajo que una generación más joven pueda hacer. “Sí, podemos”, dijo. “Sí, lo hicimos”, agregó.

Close
Por favor ayuda a este sitio
Haz click en cualquier botón para seguir creciendo