Paola Rojas se dice doble víctima; denuncia acoso de sus colegas

Periodistas acosan a la periodista. Dirían los clásicos, que gustan del cliché: Paola Rojas rompió el silencio, pero también se dijo doble víctima y se quejó de los comunicadores que buscan la nota y la acosan, para que diga lo que nunca dirá, al menos a ellos del video sexual de su esposo.

En Televisa le advirtieron que no hablara del tema, pero quizá luego de mostrar su postura a través de su columna que vende a El Universal sí lo haga, para que tranquilizar a los que llama periodistas acosadores.

“Han sido días de agresiones constantes en mi contra desde las redes sociales: burlas, insultos y hasta amenazas. Ni con el sobresaliente triunfo de la selección nacional se detuvieron. Hicieron de las ofensas parte de la celebración. Han sido días también de acoso por parte de reporteros que persiguen una declaración que jamás daría ante sus cámaras. Para muchos, lo fácil ha sido agredirme a mí simplemente porque soy mujer. Es a lo que están acostumbrados”, publicó Paola Rojas en su colaboración.

Y es que la periodista Rojas ha pedido un alto a los ataques que ha recibido tras la filtración un video sexual atribuido a su esposo, Luis Roberto Alvez “Zague”, quien ahora se desempeña como comentarista para TvAzteca.

Aunque la periodista ya había hecho una petición similar en Twitter, en su columna de El Universal detalló las agresiones de las que ha sido víctima, mismas que continuaron tras el triunfo de la Selección Mexicana ante Alemania.

“No debería extrañarme en un país en el que dos de cada tres mujeres han sufrido violencia de género; el México de los embarazos adolescentes, la discriminación laboral y los feminicidios”, se victimiza la periodista.

En esta columna, Rojas también habla sobre el acoso que ha sufrido estos días por parte de la prensa, que buscan una declaración suya, la cual jamás daría en cámara, por lo menos en una que no traiga el logotipo de Televisa, para quien trabaja.

La conductora de Televisa agradeció las expresiones de solidaridad y respaldo: “Son conmovedoras las palabras que me han dedicado algunos colegas que se han convertido ahora en amigos. Desde la vulnerabilidad nacen los lazos más entrañables y duraderos. Quienes ya eran mis amigos, me han cobijado con amor profundo y me han protegido con su lealtad de siempre. Soy muy afortunada de tenerlos cerca”.