Paro de la CNTE no fue tan dañino como lo anunciaban

El movimiento ha perdido fuerza. La Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) anunció un paro nacional; sin embargo, este no tuvo los resultados esperados.

Por ejemplo, el gobierno de Oaxaca, a través del IEEPO, informó de manera preliminar que este lunes, el 91% de instituciones educativas de nivel básico en la entidad impartió clases sin incidente alguno y conforme lo establecido en el calendario escolar oficial 2017-2018.

El gremio exige a la Federación la reinstalación de una mesa única de negociación a nivel nacional para el cumplimiento a sus demandas, entre las cuales destacan la abrogación de la Reforma Educativa, la liberación de las cuentas bancarias congeladas en 2015, la excarcelación de profesores y activistas detenidos, la entrega de plazas a normalistas sin presentar la evaluación docente y la aplicación de justicia por los hechos violentos del 19 de junio de 2016 en Asunción Nochixtlán.

“Hoy iniciamos la movilización para instalar un plantón indefinido en el Centro Histórico de Oaxaca para exigir una mesa nacional única de negociación suspendida desde el 2016, la abrogación de la reforma educativa, la reinstalación de cesados y contratación de normalistas”, señaló el líder de la Sección 22, Eloy López Hernández.

Llevamos 34 meses que no tenemos recursos para operar y son cuotas de nosotros porque aportamos alrededor de 12 millones y solamente se nos retribuye un millón 80 mil pesos y permanecen bloqueadas desde el 2016”, puntualizó López Hernández.

De igual forma, exigen la instalación de una mesa nacional única porque a pesar de los paros escalonados que realizaron de 24, 48 y 72 horas en ningún momento abrieron el espacio, por eso la coordinadora acordó que a partir del próximo 4 de junio accionarán e instalarán un plantón en la Secretaría de Gobernación (Segob).

En Oaxaca existen aproximadamente 12 mil 16 planteles del nivel básico, donde estudian a alrededor de 920 mil alumnos.

En un recorrido por la capital del estado se observaron algunas primarias y secundarias abiertas, donde los docentes asistieron a su labor pese al llamado del sindicato magisterial adherido a la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE).