Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Pemex nos vende gasolina de mala calidad, más que de costumbre

Si la gasolina que vende Pemex es de baja calidad, durante septiembre fue peor, pues mezcló para su venta en la Zona Metropolitana del Valle de México gasolina Regular y Premium importada que no cumplía con normas de calidad nacional del combustible producido en el país.

Según la filial Pemex Transformación Industrial (TRI), realizar dicha mezcla fue como “medida de emergencia para no poner en riesgo el abasto por el impacto del huracán Harvey”.

De acuerdo con la Comisión Reguladora de Energía (CRE), fue necesario autorizarle a la petrolera la compra de 25 cargamentos de este tipo de combustible procedentes del Caribe, Nueva York, Europa, Asia y África, toda vez que “aun haciendo su mejor esfuerzo, le fueron cancelados 18 embarques de gasolinas, diesel y turbosina durante la contingencia en el estado de Texas”.

Pemex había solicitado también vender estos combustibles fuera de especificación en el sureste del país, Guadalajara, Toluca y Querétaro tomando en cuenta que las terminales de almacenamiento de Veracruz, Campeche, Puebla, Tabasco, Yucatán y Quintana Roo, El Castillo, Zapopan, Toluca y Querétaro disponían de inventarios críticos, pero la CRE le negó la autorización para evitar “contaminación al medio ambiente que se genera al suministrar productos con especificaciones de calidad diferente”.

La negativa también fue porque la Premium que se importó, al no reunir especificaciones de la norma mexicana, “podía ser utilizada como Magna”, y así tenía que venderla.

Pemex negó que distribuya gasolinas de mala calidad en el país debido a que cambió de distribuidores por la temporada de huracanes de este año.

La empresa productiva del Estado explicó que los fenómenos naturales obligaron al cierre temporal de refinerías en Salina Cruz, México y Houston, Estados Unidos; por lo que se implementó un plan emergente para garantizar el abasto de combustible.

Con el visto bueno de la Comisión Reguladora de Energía (CRE), Pemex “importó cargamentos adicionales de combustibles con especificaciones diferentes, mismos que fueron mezclados con gasolinas de producción nacional a fin de modificar su composición para que se pudiera cubrir plenamente con las características requeridas por la norma ambiental mexicana”.