Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Peña Nieto, mecenas de famosos y políticos pillos, ¡les perdonó todo!

Peña Nieto, mecenas de famosos y políticos pillos, ¡les perdonó todo!

A unos meses de dejar su administración, el todavía presidente Enrique Peña Nieto está sacando todos sus pendientes antes de salir, donde no sólo le ha otorgado el perdón a peces gordos como Elba Esther Gordillo o al exdirector de Pemex Emilio Lozoya, sino también a famosos que disfrutarán de esa impunidad tras su partida.

Sin duda el caso más dramático y descarado es el del cantante Julión Álvarez, quien este fin de semana fue declarado por la autoridad fiscal como inocente, luego de que el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos comenzara una investigación en su contra por lavado de dinero.

Además de que en meses pasados, el Servicio de Administración Tributaria le condonó 738 mil pesos en impuestos a Julión, ahora con la declaratoria de inocencia, el cantante podrá recobrar todas sus cuentas bancarias y sus negocios en México, aunque por ahora no podrá seguir poniendo un pie en los Estados Unidos.

Otra que brinca de felicidad por haber librado sus problemas fiscales es la presentadora de origen peruano Laura Bozzo, a quien la autoridad señaló de deberle más de 17 millones de pesos.

Tras argumentar que todo se debía a errores cometidos por las personas que administran sus impuestos, Bozzo ya logró librar las acusaciones milagrosamente, y Televisa al ver que ya no hay riesgo de que vaya a parar a la cárcel, ya le ofreció regresar a la pantalla chica con un nuevo programa de televisión.

Si con Julión y Laura Bozzo, amigos personales de Peña Nieto, se les declaró inocentes, caso similar ha sucedido con otros famosos, donde la autoridad archivó los expedientes, como lo fue con la actriz y cantante Ninel Conde, la cual supuestamente era investigada por la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público por lavado de dinero en la compra de tres inmuebles en la Ciudad de México, Nayarit y Guerrero.

El mismo patrón se repitió con Bárbara Mori y su socio José María Chema Torre, a quien la autoridad señaló de proceder ilícitamente con más de 30 millones de pesos con su casa productora, y que a la fecha nada se sabe del caso.

Nuevamente el tortuguismo y el solapamiento de la autoridad esta patente en el caso de Montserrat Oliver, pues existe una denuncia en su contra por presuntamente lavar 340 millones de dólares, en una operación entre varios socios que involucró empresas colombianas y mexicanas.

Finalmente, la omisión quedó más que evidenciada en el caso de la cantante Belinda, la cual arrastra problemas fiscales desde el año 2010 y que se estiman en adeudos cercanos a los 100 mil dólares.

A pesar de que Belinda siempre había apoyado al PRI y a sus aliados del Partido Verde, su verdadera salvación fue Andrés Manuel López Obrador, pues al cambiarse de su lado en plena campaña, la autoridad fiscal dejó su asunto de impuestos por la paz, para que en su momento lo resuelva el candidato ganador como mejor le convenga.