Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Con Peña, Pemex duplica su deuda, dejará consecuencias sociales y políticas a AMLO

Es una de las muchas papas calientes que deja al nuevo gobierno. ,La calificadora Fitch Rating alertó sobre los malos manejos que ha tenido Petróleos Mexicanos (Pemex) y la carga financiera que representa para el nuevo gobierno y señala que será una gran carga con consecuencias graves para entorno social y el ámbito político.

En un reporte la firma calificadora consideró que la compañía petrolera seguirá enfrentando desafíos bajo la administración que encabece Andrés Manuel López Obrador, quien obtuvo el triunfo en la votación del domingo pasado, como ya ocurrió bajo administraciones anteriores.

De acuerdo con Fitch Rating el gobierno de México está “altamente incentivado” a apoyar a Petróleos Mexicanos (Pemex) “por las muy fuertes consecuencias sociales, políticas y financieras que el deterioro financiero de la compañía tendría para el país.”

“Una situación de dificultades financieras en Pemex tiene el potencial de interrumpir el suministro de combustibles líquidos en todo el país, lo que podría tener importantes consecuencias sociales y económicas para México”, publicó la calificadora.

Pensando en el cambio de administración del país Fitch Rating señaló que la onerosa carga tributaria de Pemex sigue provocando un deterioro en el perfil de crédito de la compañía y ha llevado a un aumento en la deuda total de la empresa, que pasó de 64 mil millones de dólares en 2013 a 106 mil millones de dólares en marzo de este año, añadió.

Aunque hasta ahora no ha sido planteado ese tema, la firma calificadora consideró pertinente analizar si la nueva administración debería reducir los impuestos que paga Pemex para que la carga tributaria de la compañía esté en línea con las prácticas internacionales, lo que a juicio de Fitch podría ayudar a estabilizar el perfil de crédito.

“De acuerdo con la metodología de Fitch, a pesar de la fuerte vinculación entre Pemex y el gobierno federal, las calificaciones de la compañía podrían degradarse si su perfil crediticio se deteriora”, aseguró.