Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Peña puede seguir usando el avión presidencial para vuelos privados; la SCJN lo avala

Le llaman seguridad nacional. Con la aprobación de los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) el avión presidencial y demás aeronaves del gobierno pueden usarse a como lo designen en Presidencia, sin control alguno y sin rendir cuentas de la fuga millonaria que eso implica.

De acuerdo con reportes periodísticos, Presidencia de la República utiliza el avión presidencial para viajar con familiares y amigos del presidente Enrique Peña Nieto durante sus giras por el mundo.

Según el reporte, EPN se ha hecho acompañar por “al menos 12 familiares” que “no tenían actividades oficiales en las giras presidenciales”.

La SCJN determinó en sesión que la información sobre el itinerario de la flota aérea del Estado Mayor Presidencial es de carácter reservado por cuestiones de seguridad.

Así rápido y contundente, los ministros revocaron la resolución del 18 de enero de 2017 del Instituto Nacional de Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (Inai) que pedía la entrega de información a un particular.

Los registros de los vuelos de las 32 giras internacionales que ha hizo Peña Nieto entre enero de 2013 y abril de 2016 aparecen varias cosas que no tienen explicación.

Los primeros conteos explican que ‘La Gaviota’ ha viajado 17 veces con Don Quique o que los hijos de la familia Peña-Rivera han volado en 9 giras. No siempre son los 6 hijos, ni tampoco todos juntos.

Esta es la tercera ocasión en que el máximo tribunal del país resuelve en contra de una determinación del Inai, tras considerar que la difusión de la información podría afectar la integridad, estabilidad y permanencia del Estado Mexicano.

De acuerdo a los argumentos de la Consejería Jurídica de la Presidencia de la República, el divulgar la información sobre la flota aérea del Estado Mayor Presidencial provocaría el establecimiento de patrones específicos de vuelo; la identificación de personas, hora y lugar de ubicación; el conocimiento de datos estratégicos y que se haría una apreciación errónea de la publicidad de la agenda presidencial y la indebida desclasificación de información.

En votación divida, seis contra cinco, el pleno resolvió revocar una resolución del Inai que había ordenado la entrega de la información relativa a las rutas, el lugar de origen y destino y las horas de llegada y de salida, o la información que pudiera dar inicio de tales datos.