Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

El peor daño que puede hacer Peña es dejarnos a AMLO

Por ISMAEL CASTREJÓN NAREDO

Pues no que muy vivos los del PRI. Con sus actos Enrique Peña Nieto pareciera que quiere sacar al tricolor de la Presidencia, lo cual sería lo más razonable, pero dejar a Andrés Manuel López Obrador (AMLO) sería lo peor que le haría a México.

Las estrategias que ha aplicado Peña Nieto no han sido las acertadas para México, por ejemplo darle continuidad a la guerra al crimen organizado y peor aún sus reformas. La más dañina, sin lugar a dudas, es la energética, que ha hecho más pobres, elevado los índices de pobreza, de inflación y violencia.

A Peña también le persigue la corrupción iniciando con la Casa Blanca, la creación de una fiscalía para que lo indultara, pero aún más lo que llamó la nueva generación de priistas que resultaron ser los más ladrones de todos los tiempos y que repartieron la fortuna para beneficiar a su partido el Revolucionario Institucional (PRI).

             

Ese coctel evitará que la gente vote para mantener al priismo en Los Pinos, situación que aprovecharía el candidato de tres periodos, AMLO, un auténtico hombre antisistema, pero también un peligro para México, sobre todo, por la toma de decisiones unilaterales quiere ser el centro y la solución de todo, sin aceptar la crítica. Auténticos principios de dictador.

El priismo se ha convertido en un aliado, y lo saben aunque no se lo propusieron, para el morenista.

 

AÚN PUEDE RECTIFICAR

Politólogos señalan que la solución,, y aún hay tiempo para eso, es hacer una “alianza” con Ricardo Anaya, pues de las tres opciones para votar es la mejor opción, Los independientes carecen de ideología y un plan de nación.

Margarita Zavala le daría continuidad al gobierno de Felipe Calderón. Jaime Rodríguez “El Bronco”, ya demostró que no sabe gobernar y Armando Ríos sus rencores y falta de proyectos ejecutables lo hacen a un lado de la contienda.

El PRI debe entender que con ese 18 por ciento que le dan las encuestas es difícil levantar una candidatura y AMLO tiene su clientelismo bien firme, así que de ganar votos, a través de su clientelismo, sería restarle sufragios a Ricardo Anaya, su mejor opción para gobernar.

Cercanos al presidente Peña y a Eduardo Sánchez Fernández, vocero de la Presidencia, aseguran que el primero teme a que Anaya vaya a meter a más priistas a prisión, como ha ocurrido en Veracruz, Quintana Roo y como lo pretende hacer Javier Corral en Chihuahua, ese es el freno para dar inicio a una negociación.

Sin embargo, ellos mismos ven como mejor salida a Ricardo Anaya que a López Obrador.