El perredista Graco Ramírez deja a Morelos con deuda ocho veces más grande

Y se preguntan el porqué no renovaron la gubernatura. Con Graco Ramírez, al frente del estado de Morelos, se pasó de una deuda estatal de mil 500 millones de pesos a 11 mil millones de pesos, según dio a conocer el dirigente estatal del Partido Encuentro Social (PES), José Manuel Sanz Rivera.

El solventar esa deuda y no incrementarla será uno de los retos del virtual gobernador Cuauhtémoc Blanco Bravo.

El también integrante del comité de enlace del virtual gobernador Cuauhtémoc Blanco Bravo para el proceso de entrega-recepción, explicó que cuando Graco asumió el cargo en octubre de 2012, recibió de su antecesor, el panista Marco Adame Castillo, una deuda por unos mil 500 millones de pesos.

Agregó que les han informado que de ese déficit, el plazo de pago de unos 4 mil 800 millones vence en septiembre, y de ese corto plazo, digamos, que hay como mil 200 millones en cuestión de créditos bancarios.

Complicidad de legisladores

El incremento ocurrió cuando los diputados de la 52 y 53 legislaturas aprobaron una serie de créditos para refinanciar la deuda recibida y para diversas obras, entre ellas la construcción del estadio de futbol Agustín Coruco Díaz, en Zacatepec; el museo Juan Soriano y la nueva sede del Congreso estatal, cuyas costos sobrepasaron lo presupuestado, denunció en campaña Blanco Bravo.

Sanz Rivera aseguró que la próxima semana emitirán una licitación para contratar una empresa auditora que les ayude a revisar todas las cuentas de esta administración. Aclaró que al estar en trámite la entrega-recepción, y a partir de que le entreguen la constancia de mayoría a Blanco Bravo, pueden hacer el concurso.

Comentó que contratarán a la mejor empresa a escala nacional, para que revise todas las cuentas de Graco Ramírez y si encuentran irregularidades se procederá conforme a la ley, insistió Sanz Rivera.