Persiste el mito por el descruce de piernas de Sharon Stone en Bajos Instintos

Fue la cuarta película más taquillera de 1992, año en que se estrenó

Cinco lustros después, y hay quienes todavía no se han recuperado. El cruce (o técnicamente, descruce) de piernas que cortó la respiración al mundo no ha envejecido nada.

La sospechosa de asesinato Catherine Trammell (interpretada por una Sharon Stone con 34 años) se somete a un interrogatorio, pero es ella quien acaba sometiendo a los policías. El ratón y el gato nunca han estado tan en celo. Es Catherine la única que disfruta con la situación.

Ella, y millones de espectadores: “Instinto básico” (Paul Verhoeven, 1992) fue la cuarta película más taquillera del año (se estrenó en marzo de 1992 en EU), y la más exitosa de la historia en España en su momento (se estrenó en agosto de 1992).

El sexo (y las ganas de él) corrompe cada plano hasta casi derretir el celuloide de una película que se convirtió en un clásico instantáneo. Y todo porque muchos adolescentes (y algunos papás) quemaron el vídeo rebobinando y pausando la escena en cuestión.

“Él [el director, Verhoeven] me aseguró que no se vería nada. Así que me quité la ropa interior y se la metí en el bolsillo de la camisa”, asegura Sharon Stone

Este misterio, convertido en mito de la cultura pop, jamás será resuelto. En esa habitación solo estaban Stone, Verhoeven y De Bont, porque la actriz pidió rodar la escena al final de la jornada y sin nadie más delante.

La relajación que consiguió gracias a esa intimidad se le volvió en contra, pero también la convirtió en el mito erótico oficial de los 90: toda una generación de adolescentes se hicieron hombres de golpe tras ver Instinto básico.