PGR busca exculpar al priista Rodrigo Medina; en EU lo investigan

Como gobernador de Nuevo León, el priista, Rodrigo Medina entregó contratos a Luis Carlos Castillo Cervantes por 600 millones de pesos, para obras que no se realizaron o que estuvieron muy por arriba de su costo normal, y para lo cual, según el mismo empresario, pagó sobornos.

Así lo ha declarado Castillo Cervantes, quien es conocido como el Rey de los Dragones quien está vinculado con el gobierno de Enrique Peña Nieto, su hermano ha sido uno de los consentidos del actual régimen y actualmente es director de la Comisión Nacional de Cultura Física y Depeporte (Conade).

El subprocurador de Nuevo León, Ernesto Canales, explicó que en Estados Unidos el empresario confesó que sobornó a funcionarios de Nuevo León para obtener contratos de rencarpetamiento y bacheo de calles y carreteras.

Canales acusó a la Procuraduría General de la República (PGR) de buscar exculpar a Medina y a sus cómplices a costa de violar la división de poderes.

Señaló que la falta de apoyo de la PGR ha retrasado las pesquisas, pero confió en que los ex uncionarios comparezcan ante el juez.

En Nuevo León, casualmente la PGR ha impedido al gobierno del estado meter a Medina a la cárcel. Ustedes tienen que sacar sus propias conclusiones, añadió el titular de la Subprocuraduría Especializada en Delitos de Corrupción.

Castillo Cervantes se especializó en ofrecer trabajos de bacheo en todo el país, además de vender y rentar máquinas para estas tareas, a las cuales se les llama dragones por el fuego que despiden al calentar el asfalto.

Al empresario le decomisaron un avión privado y millones de dólares, pero se encuentra libre bajo fianza desde enero pasado, cuando aceptó declararse culpable y ser testigo protegido del Departamento de Justicia de Estados Unidos.