Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Por loco, republicanos quieren fuera a Donald Trump

Los mismos republicanos tienen miedo de que Donald Trump llegue a ser candidato. Lo agresivo de su política antimigrante le ha dado la fuerza, esa misma fuerza que lo hará perder sin mayores problemas en la elección. El voto latino, dicen, es más fuerte de lo que las encuestas revelan.

El Comité Nacional del Partido Republicano (RNC, por sus siglas en inglés) realiza una guerra secreta para acabar con la campaña presidencial de Donald Trump.

De acuerdo con el exasesor de Donal Trump, Roger Stoen, quien aún apoya al magnate de los bienes raíces, el Partido Republicano está tratando de sacar al empresario porque no es el candidato de la élite.

“Hablo mucho con los reporteros tras bambalinas y en ocasiones fuera de sus horarios laborales. En ocasiones, cuando les pregunto de donde obtuvieron material para atacar a Trump, ellos me dicen que una fuente del Comité Nacional del Partido Republicano se las proporcionó. Por favor, esto es un juego, así es como funciona”, dijo Stone.

El asesor político incluso predijo que el director del RNC Reince Preibus “negará esto incluso si alguien le pregunta al respecto”.

Las encuestas han colcoado a Donald Trump en segundo lugar en cuanto a preferencias a nivel nacional para ser presidente de Estados Unidos, solo detrás de la aspirante demócrata Hillary Clinton por seis puntos.

El magnate estadounidense iba detrás de Clinton por 16 puntos en una encuesta de julio pasado y redujo la brecha al aumentar su prestigio entre los republicanos y los independientes con tendencia republicana (desde el apoyo del 67% en julio al 79% actual), los hombres (del 46% en julio al 53% actual) y los votantes blancos (del 50% al 55%).

Trump sería el mejor candidato para manejar la economía, según el 45 % de los encuestados, y resolver el problema de la inmigración ilegal, según el 44 %, pero un 58 % responde que los republicanos tendrían más opciones de ganar las elecciones con otro candidato.

En tercer lugar aparece el neurocirujano Ben Carson, con un 9 % de las preferencias, por delante del gobernador de Wisconsin, Scott Walker, y el senador de Florida Marco Rubio, ambos con un 8 %, y el senador de Kentucky Rand Paul, con un 6 %, según el mismo sondeo.