El PRI no necesita de los Felipitos para el pase automático, solo son refuerzo

Como decía Enrique Peña Nieto durante la campaña para ser gobernador “se los firmo y se los cumplo”, esa misma política aplican los senadores del PAN, Ernesto Cordero, Javier Lozano Alarcón y Roberto Gil Zuarth quienes se comprometieron mediante una carta, por separado, a votar en contra de la aprobación del pase directo del actual procurador, Raúl Cervantes a la Fiscalía General de la República.

Sin embargo, el PRI no necesita de ellos para dar el pase automático al fiscal ya que con sus alianzas le basta para dar luz verde al nombramiento y solo haría cumplir la ley, aquella ley que aprobaron los panistas.

Gil y Lozano difundieron en sus cuentas de Twitter cartas personales en las que se comprometen a no votar en favor del dictamen que plantea la continuidad del procurador como fiscal.

Lozano dijo que este voto es público e indeclinable en contra de la aprobación de cualquier dictamen basado en la minuta con proyecto de decreto que expide la Ley de la Fiscalía General de la República.

Igualmente el senador, Gil Zuarth difundió una carta en la que comunica al Senado su voto en contra al pase automático, el cual certificó ante un notario público.

Forzar el nombramiento de Raúl Cervantes como fiscal general de la República sería una imprudencia política del gobierno. El PRI requiere 65 votos para aprobar la Ley de la Fiscalía General de la República y así ocupe el cargo quien sea el procurador en funciones (artículo transitorio décimo sexto de la reforma político-electoral).

El PRI cuenta con 55 senadores más siete del Partido Verde, por lo que requiere de tres votos adicionales para consumar este nombramiento que solo requiere mayoría simple.

 

Close
Por favor ayuda a este sitio
Haz click en cualquier botón para seguir creciendo