El PRI ve perdida la CDMX, dejan solo a Arriola; Eruviel, a la campaña de Meade

Echan toda la corrupción con Meade. El PRI desde Los Pinos, valoraron las campañas y optaron por enfocarse al 100 por ciento en la campaña presidencial y echan a sus “mejores hombres” a la campaña por la renovación de la Presidencia.

Así el exgobernador que mostró cómo llevar a un mal candidato a la victoria, con ayuda del tribunal electoral, a la gubernatura, por ello, Eruviel Ávila Villegas deja su cargo como dirigente del PRI en la Ciudad de México para sumarse al equipo del precandidato presidencial tricolor.

Solo dos meses duró Ávila Villegas y ahora su lugar será ocupado por el exgobernador de Hidalgo, Francisco Olvera, según trascendió en seno del partido.

Ávila Villegas asumió la presidencia del tricolor en la Ciudad de México el 18 de octubre pasado luego de que la ex dirigente y diputada local Mariana Moguel Robles presentara su renuncia.

El exmandatario mexiquense había sido invitado por el presidente nacional del PRI, Enrique Ochoa, para convertirse en delegado especial con funciones de presidente del Partido Revolucionario Institucional en la capital del país.

Al frente de la dirigencia local, Eruviel Ávila coordinó los trabajos para entrar al inicio del proceso electoral de 2018, por ejemplo, al elaborar la convocatoria del proceso de selección interna de aspirantes a la jefatura de Gobierno.

Como parte de ese proceso el exdirector del IMSS, Mikel Arriola recibió el viernes su registro como precandidato único del PRI a la jefatura de Gobierno, registro que fue aprobado por la comisión política permanente del Comité Ejecutivo Nacional del instituto político.

Con la ausencia de la cúpula del PRI, entre ellos Eruviel Ávila, delegado en funciones de presidente del partido en la capital; Mikel Arriola, aspirante al gobierno de la Ciudad de México, inició su precampaña en la delegación Cuajimalpa.

El ex titular del IMSS justificó la ausencia de los líderes priistas, al argumentar que al ser precandidato tiene que convencer a los delegados de ese instituto político.