Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Priista revive privatización de agua que impulsó Korenfeld, a ver si ahora sí pega

El priismo no quita el dedo del renglón en explotar el control del agua entre particulares. El presidente Enrique Peña Nieto a través de José Ignacio Pichardo, revive la ley que privatizaría a perpetuidad la venta de agua potable favoreciendo a empresarios particulares.

El legislador José Ignacio Pichardo es hijo del exgobernador del Estado de México José Ignacio Pichardo Pagaza. El primero preside la Comisión de Agua Potable y Saneamiento, que está integrada por 10 priistas, seis panistas, tres perredistas, tres legisladores del Partido Verde, uno de Nueva Alianza, uno de Movimiento Ciudadano y uno de Morena.

La iniciativa de ley propuesta por el diputado priista puede presentarse en por lo menos dos semanas ante el Pleno, se turne a dictamen y pueda ser aprobada, incluso en fast track, pues al priismo de Peña Nieto le importa mucho finiquitarla, así como la ley de Seguridad Interior.

Uno de esos riesgos es el propio Congreso y el ejemplo más cercano es la aprobación de la Ley de Seguridad Interior, coinciden los expertos. El temor es que el borrador se convierta rápidamente en una iniciativa que puede ser aprobada gracias a la mayoría que tiene el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y a pesar del malestar que genere en la población, explican.

             

La primera ocasión que el priismo trató de privatizar el agua fue en el 2015 con la llamad a Ley Korenfeld, la cual presentó el polémico titular de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), David Korenfeld Federman, quien renunció el 9 de abril de 2015, luego del escándalo que provocó el uso de un helicóptero oficial para fines personales.

“Detrás hay un proceso intrincado de simulación. Es producto del trabajo de dos años de la Comisión de Agua Potable que preside el Diputado Pichardo del PRI y miembro del Grupo Atlacomulco. En efecto: sí han escuchado, sí han convocado a actores, pero en realidad lo que hicieron fue un borrador que no es más que la Ley Korenfeld revolcada cual gato. Es el mismo producto y la misma intención”, comentó Miguel Ángel Montoya, consultor en Gestión Integral del Agua.