Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Entre protestas Putin asume su cuarto mandato en Rusia

Por cuarta ocasión consecutiva Vladimir Putin juró como presidente de Rusia por otros seis años. Paralelamente se realizaban protestas que bajo el lema “Putin no es nuestro zar” se detuvieron a más de mil 500 personas.

La policía, que había advertido contra la participación en la manifestación no autorizada por el Ayuntamiento de Moscú, empleó la fuerza durante la detención del líder opositor Alexéi Navalni y de varios manifestantes que le acompañaban, informó el periódico opositor Nóvaya Gazeta. “Las detenciones fueron muy duras. La gente fue golpeada contra el asfalto y con las porras policiales”, apuntaba.

Ante las protestas, en el salón Andreyevsky del Gran Palacio del Kremlin, Putin puso la mano sobre un ejemplar dorado de la constitución rusa, Putin juró trabajar por el pueblo ruso, defender sus derechos y libertades y proteger la soberanía del país.

El inicio del cuarto mandato de Putin como presidente ruso se produce dos meses después de que más del 70 por ciento de los votantes lo apoyaron una elección en la que realmente no enfrentó a rivales de peso.

A su mayor rival, Alexei Navalny, se le prohibió presentarse a las elecciones rusas. El sábado, él y cientos de sus seguidores fueron detenidos por la policía mientras protestaban por el nuevo mandato de Putin con carteles que decían: “Putin no es nuestro zar”.

Navalni, el opositor con más tirón entre los descontentos al Kremlin, convocó la protesta nacional a dos días de la investidura de Putin, que tras casi dos décadas en el poder, ganó con un resultado histórico las elecciones presidenciales celebradas el pasado 18 de marzo.

El jefe del Consejo de Derechos Humanos adjunto al Kremlin, Mijail Fedótov, argumentó que la policía actuó en Moscú “para impedir que partidarios de distintas posiciones” políticas “diriman sus diferencias a puñetazos”.

El Ayuntamiento de Moscú había advertido de que la policía puede actuar contra los ciudadanos que se sumen a la manifestación, calificada de “provocación y una total irresponsabilidad” por Vladímir Chérnikov, jefe municipal de Seguridad.