En Puebla hacen oficial reelección de Moreno Valle a través de su esposa

Martha Erika Alonso Hidalgo, de la coalición Por Puebla al Frente, recibió su constancia de mayoría este domingo como gobernadora electa de Puebla; se dijo que obtuvo un millón 153 mil 043 votos, es decir, un 38.14 por ciento; mientras que el candidato de la coalición Juntos Haremos Historia, Miguel Barbosa Huerta, logró un millón 031 mil, 043 sufragios con 34.10 por ciento.

El Consejo General del Instituto Electoral del Estado (IEE) reconoce de esta forma a  Martha Erika Alonso como gobernadora electa de Puebla, lo que muchos toman como una reelección del exgobernador panista Rafael Moreno Valle, esposo de Alonso.

Por la mañana, el Instituto inició la sesión de cómputo final de la elección a la gubernatura, con un fuerte operativo de seguridad.

En la sesión, la secretaria Ejecutiva del IEE, Dalhel Lara Gómez, informó que la candidata de la coalición Por Puebla al Frente, Martha Erika Alonso Hidalgo obtuvo un millón 153 mil 043 votos, es decir, un 38.14 por ciento.

   

En su cuenta de Twitter @MarthaErikaA, la goberndora electa apuntó:

“Hago un llamado a la tolerancia, que se respete la voluntad de los ciudadanos y exhorto a otras fuerzas políticas a resolver las diferencias a través de los caminos institucionales”.

Por su lado, el IEE agregó que el candidato de la coalición Juntos Haremos Historia, Miguel Barbosa Huerta logró un millón 031 mil, 043 sufragios con 34.10 por ciento.

El candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Enrique Doger Guerrero con obtuvo 555 mil 041 votos con el 18.36 por ciento; el Partido Verde Ecologista de México (PVEM), Michel Chaín Carrillo, tuvo 153 mil 456 sufragios, es decir, un 5.08 por ciento.

Añadió que los votos nulos fueron 129 mil 023 que representa un 4.27 por ciento, de ahí, que el votos total fue de tres millones 023 mil 553.

En la sesión, los representantes del Partido del Trabajo y Morena expresaron que van a impugnar la elección ante las irregularidades que registraron durante todo el proceso y jornada electoral.

Por otra parte, la sesión del Instituto Electoral del Estado (IEE) fue a puerta cerrada, debido a que no permitieron el acceso ni a la sala de sesiones ni a la sala de prensa.

A los medios de comunicación sólo permitieron el acceso al área de estacionamiento, en donde fue colocado equipo de sonido y una pantalla que únicamente enfocan a los consejeros electorales y no a los representantes de los partidos políticos.