Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Putin, reelegido con más del 75% de los votos

La envidia de cualquier presidente. Vladimir Putin fue reelegido presidente de Rusia con más del 75% de los votos, según proyecciones con base en encuestas de votantes.

Exagente del KGB al frente del país desde hace más de 18 años, Putin puede ser el rostro de la prosperidad rusa, pero para otros su llegada al poder no es más que un retroceso en derechos humanos y libertades. Sin embargo, la gente sigue confiando en él.

Putin estará seis años más al timón de Kremlin. Su desafío era lograr un margen suficientemente amplio para exhibir legitimidad. Según los sondeos, obtuvo más del 70%.

Putin tuvo que competir oficialmente con otros siete candidatos, pero ninguna tenía posibilidad real de ganar.

El principal adversario político de Putin, el activista anticorrupción Alexei Navalny, quiso postularse, pero las autoridades se lo prohibieron al declararlo culpable de fraude en un caso ampliamente considerado motivado por animosidades políticas.

Durante el actual mandato de Putin, los precios del petróleo se desplomaron provocando una fuerte reducción de ingresos, sumada a las sanciones de Occidente por la anexión rusa de Crimea.

“Vamos a trabajar duro, de forma responsable y eficiente”, aseguró el presidente.

La tasa de participación fue de casi el 60%, según reportó la Comisión Electoral, dejando presagiar una cifra definitiva más baja con respecto a la del 2012 (65%), a pesar de los esfuerzos hechos por el Kremlin para movilizar a los votantes en unas elecciones cuyo resultado todos daban por hecho.

Sin embargo, Los opositores han calificado al proceso como una farsa, pero los millones de simpatizantes de Putin aplauden al ex agente del KGB por restaurar la grandeza de Rusia y por defender a su orgullosa nación de un mundo hostil.

La meta principal para las autoridades rusas era tener una gran participación que otorgará a Putin la legitimidad que desea y le proporcionará un convincente mandato para su cuarto término.