Rajoy, señalado de corrupto; el Congreso español decidió, ¡cambiar de presidente!

El escándalo similar a Odebrecht, Chihuahua y OHL en México… Luego de una extensa jornada, el Congreso español votó a favor de lo que llaman moción de censura en contra del ahora expresidente Mariano Rajoy y pusieron fin a los más de seis años de poder del gobierno conservador.

Hace unos días, la Justicia de España condenó al Partido Popular (PP), del cual pertenece Rajoy, por haber lucrado a través de una gran red de sobornos, desvío de fondos y adjudicaciones ilícitas de obras públicas, en el mayor caso de corrupción de la vida democrática del país, e impuso duras penas de prisión a los acusados.

La Audiencia Nacional de Madrid, encargada entre otros casos de graves delitos de corrupción, consideró probado que el PP sacó provecho de una trama de financiación ilegal. Igualmente dio por demostrada la existencia de una contabilidad paralela desde 1989. “Produjeron beneficios económicos cuantificables al partido, consistentes en la financiación ilegal de actividades y diversos actos”, afirma la sentencia.

Ahora, por determinación del Congreso que determinó no confiar más en su presidente nombró al socialista Pedro Sánchez como jefe de gobierno. Fueron 180 diputados de los 350 que conforman la Cámara que decidieron correr del cargo al líder del Partido Popular (PP). La votación había sido promovida por el PSOE tras el fallo por corrupción en el caso Gürtel.

El respaldo de los cinco escaños del Partido Nacionalista Vasco (PNV) le dio a Sánchez 180 votos en el Congreso, cuatro por arriba de la mayoría absoluta, de 176 necesaria para tomar el poder inmediatamente tras la votación.

El fin de más de seis años de Mariano Rajoy como jefe del Gobierno marcó la primera caída de un premier por votación parlamentaria en cuatro decenios de democracia.

Rajoy estrechó la mano de Sánchez al conocerse los resultados.

“Ha sido un honor ser presidente del Gobierno de España. Ha sido un honor dejar una España mejor de la que encontré. Ojalá mi sustituto pueda decir lo mismo en su día, se lo deseo por el bien de España”, dijo Rajoy. “Gracias a todos los españoles y suerte”.

En tanto, Sánchez dijo que utilizará el puesto de presidente del Gobierno para gobernar con decisión y ocuparse de los problemas sociales después de años de austeridad.