Recibe Peña con bombo y platillo a quien recomendó el muro a Trump; para el pueblo es persona non grata

Viene por el dinero de los mexicanos. El promotor del muro fronterizo entre México y Estados Unidos llegó a nuestro país, Benjamín Netanyahu, y fue recibido como rey por parte del gobierno de Enrique Peña Nieto, pero como persona non grana por el pueblo mexicano, por sus atrevidos señalamientos.

El Primer Ministro de Israel, Benjamín Netanyahu arribó a la Ciudad de México para cumplir con una visita oficial que durará 24 horas, en la cual busca consolidar negocios con nuestro país. Hay que recordar que México es, después de Brasil, el socio económico más importante de Israel en la región y en el país están presentes unas 150 empresas israelíes.

La comitiva del primer ministro incluye unos 30 empresarios, que vienen por el dinero de los mexicanos.

México, Colombia y Panamá son los tres países latinoamericanos que aún no han reconocido a Palestina como Estado. Para los responsables palestinos, el principal objetivo de Netanyahu en este viaje es recabar apoyos para “la causa israelí y su expansión colonial en los territorios palestinos

La organización Judíos Latinoamericanos Progresistas por La Paz (J-AMLAT) pidió al presidente Enrique Peña Nieto que interceda ante el primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, para avanzar en el proceso de paz con Palestina.

Netanyahu no es bien recibido por los mexicanos debido a que éste impulsó la construcción del muro fronterizo con Estados Unidos. A finales de enero pasado en su cuenta oficial de Twitter “El presidente Trump tiene razón, yo construí un muro en la frontera sur de Israel, detuvo toda la inmigración ilegal, gran éxito, gran idea”, escribió Netanyahu en un mensaje que incluso rechazó la comunidad hebraica mexicana.

El presidente Peña Nieto replicó que el tuit del primer ministro israelí “desconcertó a México y a la comunidad judía mexicana y lastimó la relación entre ambos países”.

El presidente de Israel, Reuven Rivlin, tuvo que disculparse públicamente en aquella ocasión con Peña Nieto.

Y ahí quedó todo para el gobierno mexicano, pero no para el pueblo de México, que ha pedido hasta su expulsión en su breve gira por nuestro país.

Close
Por favor ayuda a este sitio
Haz click en cualquier botón para seguir creciendo