Rector de la UAEM y su esposa se dicen perseguidos políticos; reaparece en video

El gobernador Graco Ramírez así se quita a adversarios políticos. El rector de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM), Jesús Alejandro Vera Jiménez, reapareció junto con su esposa, la investigadora María Elena Ávila Guerrero, a través de un video y se dijeron perseguidos políticos.

“Nosotros no cavamos fosas, las abrimos; no desaparecemos personas, las buscamos. Los Abarca son producto de gobiernos que no respetan el estado de derecho, ni los derechos humanos. En cambio, tú (Graco Ramírez) sí eres el (Javier) Duarte de Morelos y lo sabes muy bien. Por eso quieres conculcar mis derechos políticos persiguiéndome y enjuiciándome de manera arbitraria por delitos que no he cometido”, asegura el rector en el video difundido en la página de Internet de la UAEM.

Vera convocó a la comunidad universitaria y a los ciudadanos en general a concentrarse el miércoles 22 en la Plaza de Armas de esta ciudad “para exigir al gobernador Graco Ramírez que cese la violencia y la persecución en mi contra, de mi esposa y de todos quienes defienden los derechos humanos”.

“En el marco de la autonomía universitaria, les pedimos que nos acompañen para acudir al juzgado ante el cual compareceré de manera voluntaria junto con mi esposa, para defenderme de esas falsas imputaciones, porque no estamos huyendo ni evadiendo la justicia, únicamente exigimos que se respete el debido proceso”, señaló.

Vera Jiménez aseguró que detrás de la persecución política se encuentra “la posición ética que hemos asumido desde la UAEM ante el acontecer del estado de Morelos; es lo que tiene molesto al gobierno de Graco Ramírez”.

De acuerdo con el académico, los ataques del mandatario estatal se traducen en amenazas en su contra, de su esposa, sus hijas y colaboradores más cercanos, muchos de ellos ya incorporados al Mecanismo de Protección a Defensores de Derechos Humanos y Periodistas, y recuerda que al iniciar la administración del perredista, Ávila Guerrero fue retenida dentro de su domicilio, amenazada y torturada.

Graco Ramírez, insiste, se entrometió en la autonomía universitaria al impedir que “un destacado universitario” participara en la contienda por el relevo en la rectoría, “lo que ha sido acompañado de una campaña mediática en mi contra, pagada con recursos públicos, para instalar una serie de mentiras. También, fabricándome facciosamente delitos que no cometí”, carpetas de investigación y librando órdenes de aprehensión que obtuvo “corrompiendo” a las instituciones del Estado.

Close
Por favor ayuda a este sitio
Haz click en cualquier botón para seguir creciendo