Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Reducir IVA en frontera será promesa incumplida; costaría 40 mil mdp

No, si buenas intenciones, las tienen. Como todos en campaña, se prometen las perlas de la virgen, pero ya instalados en el poder, con la calculadora en mano y las cuentas no salen… Meter reversa es lo más conveniente.

En reunión que sostuvo López Obrador con gobernadores de los estados del norte del país, se aprobó trabajar en el programa para reducir ocho por ciento el IVA en una franja de 30 kilómetros; así como reducir el Impuesto Sobre la Renta (ISR) en 20 por ciento y aumentar al doble el salario mínimo, para impulsar la inversión en 44 municipios de seis estados del país.

En ese sentido, Gerardo Esquivel, quien será el próximo subsecretario de Egresos del gobierno federal, ya realizó los cálculos de lo que costaría cumplir con la promesa de reducir el IVA en la línea fronteriza del norte y, por lo que dijo, se agregará a la lista de incumplimientos.

Esquivel estima que los estímulos fiscales que se aplicarán a las empresas establecidas en la frontera norte provocarían que se dejen de recaudar 40 mil millones de pesos.

   

“Se planteó el esquema de reducción a ocho por ciento en el IVA y del ISR a 20 por ciento. Hay estimaciones de que podemos perder 40 mil millones de pesos de recaudación de ingresos”.

Para matizar su primera reacciónk, agregó: “Pero hay que considerar impactos económicos y sociales que eso va a generar, y la reactivación de esa zona del país”.

Este programa es una respuesta a la reforma fiscal de Estados Unidos, ya que se generó una petición de sectores empresariales para que se tomaran medidas similares en México.

“Lo que estamos planteando es que no se necesita hacerlo en esa envergadura, pero sí se puede atender a la zona fronteriza que particularmente puede ser afectada por ese tipo de decisiones”, puntualizó.

Esquivel agregó que un problema es el número de deportados que se estacionan en la zona fronteriza, de tal forma que los estímulos fiscales podrían permitir que las empresas absorban a esas personas afectadas por el endurecimiento de la política económica.

El futuro funcionario federal proyectó que, al final de la próxima Administración, la deuda como porcentaje del Producto Interno Bruto (PIB) será igual o menor que la actual.