Reelección de Romero Deschamps deja abierta caja de efectivo al PRI

El poder de Romero Deschamps, ante el Partido Revolucionario Institucional (PRI) es el grosor de la cartera del sindicato petrolero, por lo cual su reelección, por un lustro más, facilita maniobras del PRI en tiempos electorales, es como dejarle la caja del efectivo abierta, advirtieron senadores de oposición.

Romero Deschamps, senador priista, fue reelecto para el periodo 2019-2024 como secretario general del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM), lo cual fue calificado por legisladores de oposición como muestra de la imposición de un régimen autoritario que buscará prevalecer en 2018.

“Son los momentos de autoritarismo en el País, donde regresa el dedazo, la cargada y la matraca, regresan las viejas prácticas del charrismo”, opinó Alejandro Encinas, quien se pronunció como senador independiente.

“Es una de las prácticas más nocivas del sistema político mexicano, porque no solamente no existe libertad y democracia sindical, que se perpetúan dirigentes que han aceptado esquilmar no solamente los derechos de los trabajadores, sino a la industria petrolera. Vamos a la restauración de presidencialismo autoritario en nuestro país”, agregó.

Por su parte, Mario Delgado, senador del bloque Morena-PT, acusó que el Gobierno federal ha mantenido en el cargo a Romero Deschamps por su complicidad en actos de corrupción.

“El principal problema de Pemex es la corrupción propiciada por el propio sindicato y que está obligando a Pemex a tener recortes, a tener ajustes, a tener que abandonar por ejemplo la refinación o a no poder competir”, dijo.

“El fortalecimiento del sindicato son las complicidades de poderes, es perpetuar la corrupción entre el sindicato, la empresa, y que termina como en otros años, puede terminar en el financiamiento a la campaña electoral del PRI, como ya lo vimos en el pasado.

Luis Humberto Fernández, senador del PT, calificó como una contradicción por el cambio anunciado por el PRI, e implica un reto para su candidato presidencial, José Antonio Meade.

“Aquí la pregunta sería si la supuesta transparencia y honestidad se va a mantener con las prácticas corruptas que opera el PRI, ¿entonces no va a haber ningún cambio en ese sentido? Y además, pues al final del día son parte del mismo sistema y de esta ingeniería tan compleja de poder y de dinero que es la que tiene al país en esta circunstancias”, comentó.