Rifle AR-15 dispara sus ventas en EU, luego de la masacre

Que es para estar en igualdad de circunstancias. Luego de una matanza la gente de Estados Unidos busca incrementar su armamento y ante una lejana prohibición de esa arma se ha triplicado la venta del AR-15 el cual utilizó el joven que mató a sus excompañeros de escuela.

Luego de cuatro días de que Nikolas Cruz mató a tiros de fusil a 17 personas en una escuela de Parkland, Florida, en ese estado se realiza la megaferia, la Gun Show.

“La gente lo demanda mucho (el AR-15 fabricado por
Colt) porque teme que después de lo que ha pasado vaya a prohibirse su venta. Lo pueden comprar legalmente los mayores de 18 años, pero yo exijo que tengan 21”, asegura Domingo Martín, expositor de la feria.

No es la primera vez que en Estados Unidos se disparan las ventas de armas tras una tragedia. En 2012, después del asesinato de 12 personas en el estreno de una película de Batman en un suburbio de Denver, los comerciantes de armas en tiendas y en webs pidieron al estado de Colorado autorización para vender tres mil 647 armas, es decir 41 por ciento más que los cuatro días anteriores y 38 por ciento más que en el mismo periodo a principios de julio.

             

En 2016, en ese país se vendieron vía online más de 30 rifles semiautomáticos del modelo AR-15 tras la matanza en el club gay de Orlando, Florida.

Trump no culpa a la venta de armas, sino al FBI

El presidente estadounidense Donald Trump acusó al FBI de no haber evitado el tiroteo que el miércoles. Advirtió que la policía federal dedica “demasiado tiempo” a investigar la injerencia rusa en las elecciones de 2016.

Es cierto que el tiroteo puso al descubierto una grave falla del FBI, que admitió haber recibido en enero una llamada de un allegado al atacante de 19 años, Nikolas Cruz, alertando por su comportamiento agresivo y sus intenciones asesinas, sin haber informado de ello a su oficina de Miami.

“Es una verdadera pena que el FBI haya omitido todas las señales enviadas por el tirador del colegio de Florida. No es aceptable”, escribió el mandatario estadounidense en Twitter.

“Pasan demasiado tiempo tratando de probar la colusión rusa con la campaña Trump – No hay colusión. ¡Vuelvan a lo básico y hagan sentirnos orgullos de ustedes!”, añadió el presidente, aunque desde mayo ya no es el FBI quien dirige la investigación sobre la injerencia rusa sino el procurador especial Robert Mueller.