Rivales de Trump se reúnen en secreto; ocultan si el norteamericano fue tema

A unos meses de realizarse una posible cumbre entre Estados Unidos y Corea del Sur para acordar un desarme armamentístico por parte del régimen norcoreano, el líder supremo de Corea del Norte, Kim Jong-un, visitó a su homólogo chino Xi Jinping, en Pekín, ambos rivales de Donald Trump.

Con el líder de Corea del norte sostiene un constante duelo de declaraciones y al de China le ha declarado la guerra económica que calcula le costará unos 60 mil millones de dólares anuales.

El presidente de Corea del Norte, Kim Jong-un, según cuentan agencias informativas se comprometió a la desnuclearización de su país, según reportó la agencia china Xinhua.

“Esta es nuestra postura congruente, estar comprometidos con la desnuclearización de la Península de Corea, en concordancia con la voluntad del otrora presidente Kim Il Sung y el secretario Kim Jong Il”, sostuvo.

“El asunto de la desnuclearización de la Península de Corea puede ser resuelto, si Surcorea y Estados Unidos responden a nuestros esfuerzos con buena voluntad, creando una atmósfera de paz y estabilidad mientras se toman medidas progresivas y sincrónicas para alcanzar la paz”, agregó el líder norcoreano, quien estuvo de visita no oficial en la capital china desde el domingo.

La visita fue el primer viaje conocido de Kim al exterior desde que asumió el poder en el 2011 y los analistas creen que servirá como preparación para las próximas cumbres con Corea del Sur y Estados Unidos.

La agencia de noticias Yonhap, de Corea del Sur, reportó que Kim visitó China de domingo a miércoles con su esposa, Ri Sol Ju, y citó a Corea del Norte sin dar más detalles. Xi aceptó una invitación de Kim para visitar Corea del Norte, dijo Yonhap.

Xinhua publicó una fotografía de Kim y Xi dándose la mano frente a las banderas de ambas naciones.

Una mejora de los vínculos entre Corea del Norte y China sería una señal positiva antes de las cumbres planificadas que involucran a las dos Coreas y Estados Unidos, dijo el martes un funcionario surcoreano de alto rango.

El padre de Kim Jong Un, Kim Jong Il, se reunió con el entonces presidente Jiang Zemin en China en el 2000 antes de una cumbre entre las dos Coreas en junio de ese año. Esa visita se vio en ese momento como una reafirmación de los estrechos lazos con Beijing.