Romero Deschamps, de los intocables del PRI; entró en el pacto entre Peña y AMLO

El acuerdo entre el actual presidente Enrique Peña Nieto y Andrés Manuel López Obrador contempla una larga lisa de políticos que no serán investigados por la próxima administración que encabeza el morenista.

Entre estos aparece el nombre del líder petrolero Carlos Romero Deschamps quien al dejar el Senado de la República perderá el fuero y bien podría ser investigado por el desfalco que ha realizado en Pemex, sin embargo, eso no pasará.

Aunque el virtual presidente electo Andrés Manuel López Obrador prometió que “se acabó el cacicazgo en el manejo del sindicato petrolero”, otros políticos consideran que la justicia nunca llegará para el líder sindical, ni para otros Emilio Lozoya, que también le sacaron jugo a la petrolera del estado.

Cabe señalar que el priista Deschamps está denunciado penalmente por desvío de cuotas sindicales que requiere el Contrato Colectivo de Trabajo a los más de 87,000 trabajadores sindicalizados, de dinero de contratos para refinerías u obras, y de venta de inmuebles propiedad del Sindicato, como ranchos, granjas o tiendas de consumo en cada una de las 36 secciones, aseguraron trabajadores disidentes de la Alianza Nacional Democrática y Petroleros Activos en Evolución. Pero la PGR da “carpetazo” a cada denuncia contra el líder que estará en el cargo hasta 2024.

Los trabajadores de Petróleos Mexicanos, le exigen, a Romero Deschamps antes de que huya del país, el encarcelamiento del Senador priista denunciado penalmente por “enriquecimiento ilícito” y otros presuntos delitos como el Pemexgate, así como un proceso democrático dentro del sindicato.

Juan Carlos Chávez González, presidente de la Alianza Nacional Democrática de Trabajadores Petroleros, otro grupo disidente, afirmó que “el enamoramiento de los trabajadores y sus familiares por el proyecto de Andrés Manuel [radica] en que estamos conscientes en que no se podrá revertir en 100% la Reforma Energética como fue en 1938. [Enrique] Peña Nieto y sus compinches son rateros e hicieron cosas jurídicas que será difícil echarlas para atrás. Pero para los petroleros sería un respiro importante el que, como lo ha prometido el compañero Andrés Manuel, entren primero en una fase de mantenimiento mayor a las plantas de la totalidad de las refinerías para garantizar una buena operación y que se lleve a cabo con mano de obra sindicalizada; gente muy capacitada”.