Ruleta rusa sexual, nueva atracción suicida entre jóvenes

El juego que puede causar la muerte. Le llaman la “ruleta rusa”, y es la nueva tendencia de promiscuidad entre los adolescentes no solo de México, sino de América Latina y Europa. Es considerada como “la moda sexual” de los jóvenes que está generando muchos embarazos no deseados, infecciones de transmisión sexual como el VIH, sífilis, gonorrea y virus de papiloma humano.

“La última tendencia de los jóvenes es la ruleta rusa, se originó en Colombia, se ha recorrido por América Latina y Europa. Consiste en que se ponen siete chicas desnudas, empinaditas y los jóvenes se forman a pasar a penetrarlas, ponen una música con ritmo y el que aguante sin eyacular ese es el ganador; sin condón las chicas salen embarazadas e infectadas y ni siquiera saben quién fue”, explicó Eréndira Sequeiros Loranca, coordinadora del Centro de Atención Pediátrico y del Adolescente.

La maestra en sexología, Edelmira Cárdenas destacó la necesidad de trabajar en programas de educación en escuelas, con información pertinente a la edad de los alumnos.

“Debemos de empezar, desde que nacen, a educarlos y no a meterles miedo, culpa, vergüenza o ignorancia…Tenemos que darle al joven información y formación en educación sexual desde la casa.

“El padre debe empezar a llamar las cosas por su nombre, con cotidianidad, efectividad, y darles los elementos de cómo protegerse”.

De acuerdo con la sexóloga, se han observado prácticas sexuales de alto riesgo entre la población adolescente del país, que poco han sido identificadas por las autoridades.

“Están tomando la pastilla azul con ‘popper’ o la ingieren con un éxtasis. Con la combinación de ambos hay casi un 70 por ciento de probabilidades de que te dé un infarto cerebral, el joven lo que busca es lo que ve en las películas pornográficas y en los medios”.

Refirió que la abstinencia no es el método para prevenir enfermedades sexuales o embarazos adolescentes más efectivo, aunque sigue estando en el discurso de algunas autoridades de salud en el país.

“Es un método utilizado para aquellos que temen a que el joven se empodere en su sexualidad y tenga la libertad de vivirla, sentirla y experimentar con ella.

“Si se le dan los elementos de cómo protegerse, qué método utilizar, acompañados de más información, no se dejaran llevar por lo que ven en medios de comunicación o en redes sociales”.