Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Salpica aceite escándalo de corrupción; fortuna desviada por Duarte financió campaña de Peña

Ahora que fue ubicada Karime Macías, esposa de Javier Duarte, preso exgobernador de Veracruz, Javier Duarte, se pueden conocer los métodos que se utilizaron para desviar miles de millones de pesos y el destino que se le dio a la fortuna; es como, en un intento por salvarse, la familia acorralada empieza a filtrar información.

Explica las sonrisa socarrona en el rostro del Duarte ya esposado o la tranquilidad con la que Karime e hijos tomaban la vida en Londres.

Una investigación de Animal Político (AP) y Mexicanos Contra la Corrupción e Impunidad (MCCI) sacó a relucir la maraña de complicidades para desviar toda una fortuna en la administración de Javier Duarte en el gobierno de Veracruz y que presuntamente se habría utilizado para financiar la campaña presidencial de Enrique Peña nieto.

La mencionada red involucra a 400 empresas fantasma, que fueron creadas por el contador Víctor Manuel López Gachuz. La investigación señala que de esas 400 compañías, 57 se repartieron 3 mil 617 millones de pesos durante todo el sexenio de Duarte, dinero que en realidad debió destinarse a niños, ancianos y damnificados.

Agrega que, del total, 643 millones de pesos se destinaron a 19 de esas empresas antes de los comicios presidenciales de 2012.

ASISMEX, la empresa que inyectó de manera ilegal 15 millones de pesos a la campaña presidencial del PRI en 2012, fue creada en Veracruz cuatro días antes del inicio del gobierno de Duarte, en diciembre de 2010. Y, según el Instituto Nacional Electoral (INE), esa compañía registró movimientos por al menos mil 393 millones de pesos durante el proceso electoral.

Sin embargo, el INE no ha explicado la procedencia de esos recursos. Sólo ha dicho que la trama incluye a 11 compañías y tres personas físicas que, a su vez, realizaron operaciones con ASISMEX.

Alegando secreto bancario, y dado que solicitó tanto a la Procuraduría General de la República (PGR) como al Sistema de Administración Tributaria (SAT) que se investigue el caso, el organismo electoral no dio a conocer a la opinión pública los documentos que prueban cómo se hicieron estas transacciones.

El INE encontró que otros 3 millones de pesos en esos comicios, sirvieron ASISMEX para pagar a representantes del PAN, PRD, PT, MC y Nueva Alianza, aunque en este caso, sospechan los auditores del INE, fue para que el día de las elecciones no acudieran a las casillas que les correspondían. Aun así, impusieron multas por 6 millones a los partidos.

La investigación de AP y MCCI establece que ASISMEX y las compañías y personas señaladas por el INE están en el corazón de la red de López Gachuz, que recibió 643 millones de pesos del gobierno de Duarte en el año electoral de 2012.

Para que el millonario desvío tuviera éxito, Javier Duarte contó con la complicidad del actual diputado federal del PRI, Antonio Tarek Abdalá, quien ocupó dos diferentes cargos en su administración.

Como director de administración del DIF de Veracruz (2010-2012), Tarek autorizó los primeros pagos a la red de empresas fantasma en 2011.

Por estos pagos iniciales un juez del estado de Veracruz giró, el pasado 25 de mayo, una orden de aprehensión en contra de Karime Macías, expresidenta del DIF Estatal y esposa de Javier Duarte. Aunque el cargo de Macías era honorario, la Fiscalía de Veracruz sostiene que ella coordinó con Tarek los pagos a las empresas de la red.

Es como si se cumpliera la advertencia que el extesorero de Duarte Rarek Abdalá, hizo en julio de 2017 al entonces procurador general de la República, Raúl Cervantes Andrade: el escándalo de corrupción salpica aceite cuando se le avientan los ajos.