Si hay sanción o ataque, Corea del Norte atacará con “un mar de fuego” a Estados Unidos

La amenaza de Corea del Norte sobre Estados Unidos está más latente que nunca. Es tan seria que el presidente Donald Trump ha preferido callar y aunque está de vacaciones no ha tuiteado nada sobre las amenazas que lanzó el líder norcoreano.

“El día en que Estados Unidos se atreva a provocar a nuestra nación con armas nucleares o con sanciones, el territorio estadounidense será sumergido en un inimaginable mar de fuego”, advierte el gobierno norcoreano en un editorial el diario oficial Rodong Sinmun.

Dicha publicación  acusa a Estados Unidos y a sus aliados de mantener su política “hostil” contra ellos y de arriesgarse a la “autodestrucción”, y recalca la necesidad de que Corea del Norte cuente con armas nucleares para defenderse.

“El empeño de la banda de Trump por continuar en este atolladero solo tendrá como consecuencia motivar más a nuestro Ejército, y dar más razones a la República Popular Democrática de Corea (nombre oficial del país) para poseer armas nucleares”, destaca el diario del Partido de los Trabajadores. “La capacidad de emprender una potente guerra disuasoria es una elección estratégica de defensa para nuestro pueblo, que ya atravesó un conflicto bélico horrendo”, añade el texto.

El texto incluye el veto a las exportaciones de carbón de Corea del Norte, que supondrán al país una pérdida de al menos 600 millones de dólares al año; de hierro, 250 millones de dólares; de plomo, 110 millones de dólares; y de mariscos, 300 millones de dólares, entre otras medidas contra empresas y entidades que apoyen los programas armamentísticos del país.

Las sanciones por el Consejo de Seguridad de la ONU elevan la presión al régimen que lidera Kim Jong-un con vetos en varios sectores de su economía, y envían un mensaje de unidad frente a la “amenaza global” que ve en sus ensayos con misiles.

Eso a modo de castigo, negociadas con China, aliado y vecino de Corea del Norte, y cuyo borrador fue elaborado por Estados Unidos, buscan incrementar la presión económica sobre Pyongyang para que regrese a la mesa de negociaciones en torno a sus programas nuclear y de misiles, un punto que destacaron los 15 miembros del Consejo en sus discursos tras la votación.

 

Close
Por favor ayuda a este sitio
Haz click en cualquier botón para seguir creciendo