Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Se extinguió una mente brillante; falleció Stephen Hawking

Los genios no deben morir dijo Dali. El mundo ha perdido a una de las mentes más brillantes, Stephen Hawking, quien desafió a la muerte durante más de medio siglo.

He vivido con la perspectiva de una muerte prematura durante los últimos 49 años. No tengo miedo de la muerte, pero no tengo prisa a morir. Hay tanto qué quiero hacer primero…”, dijo Hawking en una entrevista.

Nacido el 8 de enero de 1942, (hace 76 años), exactamente 300 años después de la muerte de Galileo Galilei, Hawking era considerado el físico-teórico más importante de los últimos tiempos. Sus hipótesis sobre el origen del universo, la existencia de agujeros negros o la fragilidad del tiempo marcaron un antes y un después en el ámbito científico, solo comparable al paradigma que dejó el padre de la relatividad, Albert Einstein.

Pero sus méritos no sólo se limitaron al ámbito científico su ímpetu rebasó incluso las condiciones de una enfermedad que amenazó con dejarlo atrapado dentro de su propio cuerpo.

Nació en Oxford, hijo de profesores, y murió en Cambridge, dos grandes centros británicos del saber con sus famosas universidades, y fue, en palabras de la primera ministra Theresa May, “una mente brillante y extraordinaria”.

“Estamos profundamente tristes” por la muerte de nuestro querido padre, declararon los hijos de Hawking, Lucy, Robert y Tim, en un comunicado. “Fue un gran científico y un hombre extraordinario cuyo trabajo y legado perdurarán muchos años”.

A los 21 años, cuando todo  apuntaba a un futuro brillante en la academia, Hawking fue detectado con esclereosis lateral amiotrófica. La suerte estaba echada pero el destino fue otro: durante 50 años logró lidiar con su sentencia. Un episodio de neumonía en 1985 provocó que  el científico tuviera que respirar a través de un tubo, obligandolo a comunicarse a través de un sintetizador electrónico de voz que le dio su distintivo tono robótico.

Su trabajo científico continúo y a lo largo de su vida publicó 14 libros, de los cuales Historia del tiempo (1988) fue el primero y el más revolucionario.

Sucesor de Isaac Newton como Profesor Lucasiano de Matemáticas en la Universidad de Cambridge, el físico estuvo involucrado en la búsqueda del gran objetivo de la física: la teoría del todo.

Fue quizá su “teoría del todo”, que sugiere que el universo evoluciona según leyes bien definidas, la que atrajo la mayor atención.

“Este conjunto de leyes puede darnos las respuestas a preguntas como cuál fue el origen del universo”, declaró Hawking.

“¿Hacia dónde va y tendrá un final? Y de ser así, ¿cómo terminará? Si encontramos las respuestas a estas preguntas, entonces conoceremos la mente de dios”, prometió.