Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Sears se declara en quiebra; en México podrá llamarse Claro

El escándalo de la tienda departamental Sears Holding, que se declaró en quiebra ocasionaría que en México, el magnate Carlos Slim decida cambiarle el nombre a su cadena de tiendas y las llamaría Claro.

Aunque según especialistas eso representaría un retroceso para uno de los negocios del hombre más rico de México, pues por el puro nombre lo pondría en competencia con tiendas como Coppel y no con Liberpool, que según es su nivel como quien compite actualmente.

Slim paga una licencia para el uso de la marca Sears en México, pero en las demandas contra propietaria de la marca, puede derivar en el cambio de propietario y cancelar contratos relacionados con el nombre de la marca Sears.

Sears Holding, cadena que fuera el mayor emporio minorista en el mundo, se acogió en un tribunal de Nueva York al capítulo 11 de las leyes de bancarrota.

Sears anunció que cerraría 142 establecimientos para finales de año, y que las ventas de liquidación de tales activos comenzarían en el corto plazo. Estas acciones se suman a las 46 tiendas que se espera que dejen de operar el próximo mes.

El anuncio marca el final de una era para el comercio minorista en Estados Unidos, en que Sears fue primero superado por cadenas como Walmart y Home Depot, y más tarde desplazado por la firma de internet Amazon como opción preferida para comprar ropa, herramientas y electrodomésticos.

La empresa indicó en un comunicado que alcanzó un acuerdo con sus acreedores que permitirá que los establecimientos de la marca Sears y Kmart permanezcan abiertos y que aprovechen el inicio de la temporada navideña.

Destacó además que su accionista mayoritario, Edward Lampert, el administrador de un fondo de inversión que estuvo al frente de la empresa desde 2005, ya no fungiría como director ejecutivo aunque se mantendría como presidente del consejo directivo.

Actualmente, la compañía administra aproximadamente 700 tiendas Sears y Kmart, y emplea a unas 70 mil personas en Estados Unidos.

La declaración de bancarrota se produjo antes de que Sears tuviera que pagar 134 millones de dólares como parte de los vencimientos de su deuda.

Sears manifestó su intención de avanzar en el proceso de reestructuración lo más rápidamente posible, y se comprometió a continuar con su plan de reorganización en el corto plazo.