Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Sedena, impune ante asesinato de huachicolero

Todos vimos como lo acribillaron cuando ya estaba sometido. Usted perdone, le dijeron al sargento del Ejército Mexicano, José Isidro Gómez, quien recuperó su libertad, después de ser absuelto por un juez federal, quien consideró que la Procuraduría General de la República (PGR) no aportó las pruebas suficientes para demostrar su culpabilidad en el asesinato de un civil que estaba boca abajo.

Los hechos ocurrieron durante el operativo realizado el 3 de mayo de 2017 por los elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) en Palmarito Tochapan, comunidad de Quecholac.

 

En la audiencia pública realizada dentro de la causa 435 en el Centro de Justicia Penal Federal de esta capital, la juzgadora levantó la prisión preventiva oficiosa impuesta al integrante de las fuerzas armadas, además le concedió la posibilidad de viajar este mismo miércoles a la Ciudad de México, donde vive su familia.

José Isidro dijo que estaba confiado en que la defensa de la Sedena, encabezada por Miguel Carrasco Hernández, defensor general Militar, lograría su absolución; además, destacó que por fin conocería a su hijo Esau, quien nació hace 8 meses.

De acuerdo a lo expuesto por el juez, las pruebas aportadas por la PGR nunca le permitieron “alejarme de la presunción de inocencia”; por el contrario, resaltó que mantiene dudas sobre sus acusaciones.

Cabe destacar que al menos tres horas requirió la juez para explicar sus conclusiones, las cuales partieron de que ninguno de los testigos señaló directamente al sargento de haber cometido el crimen; es más, hubo algunos que si bien en su declaración ministerial hicieron una acusación, después se retractaron.

El sargento declaró que él sí participó en ese operativo, pero él estaba lejos de los detenidos. Cierto que en el video se ve cuando un soldado dispara a la cabeza de un civil, pero n se ve quién es. Así que la PGR pudo haber agarrado a cualquiera para que el asesinato quedara impune y así ocurrió.