Segob protegerá a candidatos que pactaron con el crimen organizado

El crimen organizado ha permeado tanto en el proceso electoral que no sabe quiénes son los candidatos que llegaron a un acuerdo con el crimen organizado y pese a ello la Secretaría de Gobernación les brindará seguridad ya a unos días de las votaciones.

Así lo consideraron expertos en seguridad, luego de que el secretario de Gobernación Alfonso Navarrete Prida anunciara que brindaría protección a los candidatos a un puesto de elección popular anunciara seguridad para todos los candidatos.

Explicaron, los expertos, que si en México se aplicará la inteligencia gubernamental se sabía de los candidatos que podrían ser asesinados, pues antes de que ocurre un hecho criminal los delincuentes tratan de negociar con las víctimas y solo que ellas no acepten viene el homicidio.

Sin embargo, a una semana de los comicios del 1 de julio, solo 214 candidatos, en 16 estados, contarán con la seguridad del gobierno federal para realizar proselitismo con medidas de protección como escoltas, protocolos de comunicación y seguridad en eventos y recorridos.

Según el diario El Universal esta protección, que se otorga principalmente a aspirantes a alcaldes amenazados o que han sufrido algún tipo de agresión por grupos de la delincuencia organizada, es aportada por las secretarías de Seguridad Pública y las fiscalías locales. Esta lista es independiente de los 12 candidatos que son resguardados por elementos de la Policía Federal (PF), de acuerdo con el comisionado Nacional de Seguridad, Renato Sales.

Los estados que más protección dan son Puebla, con 50 casos; Guerrero, 40, y San Luis Potosí, 30.

Rubén Salazar, director de la consultora Etellekt, especializada en riesgos políticos, prevé que los ataques no terminarán el 1 de julio, sino que se extenderán a las autoridades electas y funcionarios.

Considera que la violencia podría inhibir la participación en la elección a nivel local, principalmente en municipios de Guerrero, Oaxaca, Michoacán, Jalisco, Veracruz, Puebla y Guanajuato, que se consideran “focos rojos”.