Seis cambios que sufre el cuerpo de la mujer cuando llega al orgasmo

Las hormonas se alborotan y se sufren cambios que no se palpan a simple vista

Toda mujer debe conocer bien su cuerpo, sobre todo lo que pasa en ese momento de placer.

Cuando la mujer se siente excitada, ya sea por contacto físico o visual, su clítoris se expande, la zona vaginal se lubrica preparándose para la penetración y los músculos internos de la zona genital empiezan a moverse.

Es imposible ocultar cuando la mujer está excitada, ya que su cuerpo empieza a irrigar más sangre en todo el cuerpo y eso provoca que se sonroje, y no se habla solo de sus mejillas, sino de todas sus zonas erógenas.

[AdSense-A]

Cuando la excitación aumenta, los latidos del corazón aceleran. Esto se puede ver reflejado cuando su clítoris, senos o pezones se inflaman y se ponen duros al tacto.

El momento en que la mujer va a llegar al orgasmo se libera una serie de sustancias que le ayudan a liberan la tensión de los músculos. Esto se debe por el placer que siente con los juegos sexuales previos a la penetración.

Cuando la mujer está punto de llegas al orgasmo, la zona vaginal se llena de sangre irrigada por su corazón. Siente que ya está por llegar y es momento de que se prepare para disfrutarlo. Durante el orgasmo las paredes vaginales se contraen brevemente y las pupilas se dilatan. Entonces, la mujer está entregada a disfrutar de todas las sensaciones que vienen a su cuerpo. Se liberan químicos que las hacen sentir bien y más enlazadas a su pareja.

Cuando pasó el orgasmo, la sangre que el corazón ha irrigado todavía se encuentra en la zona genital. Es decir, el clítoris está extremadamente sensible. Se puede tener otro orgasmo en pocos minutos si todavía hay excitación. Si ese es el caso, entonces la mujer es multiorgásmica.

[AdSense-B]

Close
Por favor ayuda a este sitio
Haz click en cualquier botón para seguir creciendo