Senadores se reparten bolsa de ¡mil millones de pesos!, y sin rendir cuentas

Sansores no es la única. Legisladores ponen las reglas y acordaron repartirse el 21% del presupuesto para la cámara de lo cual no rinden cuentas. Esto representa una bolsa de mil 51 millones a repartir y gastar en lo que ellos quieran.

Pero para el repartir el botín también hay reglas y el dinero repartido entre los cinco grupos parlamentarios, del Senado: PRI, PAN, PT, PRD y PVEM, se hace de manera proporcional al número de curules que ocupan, se entrega a las coordinaciones y éstas a su vez lo reparten entre sus integrantes.

“De acuerdo con la normatividad interna, estos recursos se reparten proporcionalmente, conforme a la integración del Pleno, lo que significa que los grupos parlamentarios con más integrantes reciben una cantidad mayor”, detallaron agrupaciones de la sociedad civil (ONGs).

El presupuesto de la Cámara Alta, el cual asciende a 4 mil 905 millones de pesos. “Cada legislador debe ejercer los recursos en los conceptos de Asistencia Legislativa, Gestión Parlamentaria y Atención Ciudadana. Es importante aclarar que estos conceptos no son parte de la dieta de las y los senadores la cual, de acuerdo con el Manual de Percepciones, es de 118 mil 300 pesos en 2018”.
“Incluso la Auditoría Superior de la Federación refirió, en el Informe de la Cuenta Pública 2016, que ‘no se contó con la información que permita evaluar la razonabilidad del gasto, o comprobar que los recursos se ejercieron para llevar a cabo los trabajos legislativos’ en relación con la partida 39903, ‘Asignaciones a los Grupos Parlamentarios’. La misma observación hizo a la Cámara de Diputados”, citaron.

Para evitar que se siga gastando de manera discrecional, las ONG pidieron que el Senado publique toda la información que compruebe los gastos ejercidos a través de la partida 39903 “Asignaciones a los Grupos Parlamentarios”.
Layda Sansores, senadora con licencia del PT y candidata a la alcaldía de Álvaro Obregón en la Ciudad de México, por la coalición Juntos Haremos Historia, cargo al presupuesto del Senado gastos que hizo en tintes para el cabello, desodorantes, pasta de dientes, ropa, almohadas, sábanas, vestidos de diseñador, un refrigerador, una estufa, una licuadora, las compras del supermercado y hasta una muñeca de más de cuatro mil pesos, lo cual superó 700 mil pesos.