Sigue el servilismo a Trump; Peña condena ataque químico de Siria y calla bombardeo

Critica al “retórica de confrontación”, pero encubre sus acciones. Luego de entrevistarse con el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, el presidente Enrique Peña Nieto cambió el sentido de su discurso y solo condenó el uso de armas químicas, ocurrido alrededor de una semana, y no comentó nada del ataque de misiles, que recién aconteció.

Peña Nieto expuso la más amplia condena al uso de armas químicas y se pronunció por que sea mediante el derecho internacional y los instrumentos multilaterales como se ponga fin a este tipo de armamento.

“Respecto de los acontecimientos de ayer por la noche en Siria…’’, para enseguida subrayar su rechazo al uso del armamento químico”, dijo Peña.

En un mensaje a medios de comunicación, el mandatario también se refirió a los acuerdos del Grupo de Lima sobre la situación política en Venezuela, donde “nos pronunciamos por impulsar una solución pacífica e institucional que provenga de los propios venezolanos, y compartimos la preocupación por la falta de garantías en la próxima elección presidencial; expresamos el respaldo a una convocatoria por comicios libres, transparentes y creíbles’’, agregó.

En la octava Cumbre de las Américas, el mandatario mexicano también hizo una referencia, sin citar expresamente el destinatario, al conflicto reciente de su administración con el gobierno de Donald Trump.

“En el mundo actual, los grandes problemas nacionales no podrán resolverse sin una intensa cooperación internacional. En nuestros días, aislarse significa rezagarse. Debemos trabajar juntos con base en los valores que compartimos para superar los desafíos que enfrentamos. Los grandes retos que implican el narcotráfico, la violencia y la migración no se pueden resolver de manera aislada”, dijo.

“Si bien el uso de la guardia nacional no es la primera vez que se hace uso en un ejercicio que se respeta para cuidar sus propias fronteras, lo que sí era de llamar la atención era una retórica de confrontación, una retórica que advertíamos un tanto hostil y que eso nos había llevado a fijar una posición firme y clara sobre lo que esperábamos fuera el trato que tuviéramos entre México y Estados Unidos”, apuntó el mandatario.