Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Sin AMLO revierten gasolinazo en Francia; allá el pueblo mandó

A ponernos el chale amarillo… Emmanuel Macron, trató de aplicar impuestos a las gasolinas, como lo hacen en México, pero el pueblo allá sí se organizó y lograron echar abajo el gasolinazo.

Luego de varios días de intensas protestas en Francia contra el aumento a los precios de los combustibles, lo que conocemos como “gasolinazo“ y a lo que tristemente nos hemos acostumbrado, el gobierno francés anunció la suspensión de las medidas fiscales sobre el control técnico de vehículos y el aumento al precio de la electricidad.

El primer ministro francés, Edouard Philippe, confirmó la suspensión temporal del aumento a los impuestos ante la ola de protestas de los llamados “chalecos amarillos” que generaron disturbios y muertes en las últimas semanas en toda Francia, especialmente en la zona turística de ese país.

“Está violencia debe parar. El Estado es un garante de la paz, el orden público, ningún impuesto debe poner en peligro la unidad nacional”, sostuvo Phillippe y aseguró que se busca a los responsables de los actos violentos.

El precio de la gasolina detonó un fuerte descontento popular que originó  al movimiento de los “chalecos amarillos” como rechazo ciudadano a las medidas de Emmanuel Macron, el Ejecutivo francés quien quiso justificar la medida por la lucha contra el cambio climático.

Las imágenes de batalla urbana al pie del Arco del Triunfo con los agentes apostados frente a una lluvia de proyectiles, dieron la vuelta al mundo y despertaron la voz de alarma en el gobierno francés que inició una intensa rueda de consultas con responsables de partidos políticos para tratar de frenar las manifestaciones.

En la larga campaña de Andrés Manuel López Obrador, para lograr la presidencia de México, este prometió que habría revertirse el gasolinazo; sin embargo, ya con la banda presidencial, éste aseguró que está en pie su propuesta, pero con la condición de que será luego de construir una costosa refinería, mejorar las seis ya existentes y entonces sí hablar de quitarle impuestos al combustible.

El alto costo de las gasolinas y el gas lp, de uso doméstico, han disparado la inflación, pues para mover los alimentos se requiere de combustible.

Pero son los tres impuestos que se aplican a las gasolinas los que representan un gran ingreso al gobierno federal para sus programas sociales, pese a los altos costos de la inflación.